miércoles, 15 de abril de 2015

PICASSO. EL PINTOR Y SU MODELO


Aunque esta serie se realizó en los años 60, el tema apasionó a Picasso durante gran parte de su vida (apareciendo en algunas de sus grandes series de grabados, como la Obra de Arte Desconocida, la Suite Vollard o la serie de Rafael y la Fornarina), pues en él se encontraban gran parte de sus preocupaciones estéticas y personales, una especie de nudo gordiano en donde se entremezclaba vida y arte, cuestiones sin solución de continuidad en el pintor malagueño.

Era, por una parte, toda una reflexión sobre el propio proceso de creación en donde el pintor se convertía en un nuevo dios que era capaz de crear una nueva vida (aunque fuera una mentira, la que nos hace comprender la verdad).

En este proceso ojo, mano y pincel se convertían en verdaderas armas que veían asimilaban y hacían germinar un nuevo mundo a través de la pintura, uno de los temas centrales de Las Meninas, a la que Picasso dedicó una amplísima serie.




Por otra parte, el tema se refería al sexo, algo siempre central en la obra (y vida) picassiana. 

La modelo desnuda se expone al pintor, abandonada, y el ojo y el pincel se convierten en metáforas fálicas, y no sólo en la pintura sino también en la realidad de un pintor casi octogenario que realiza en el lienzo lo que ya no puede realizar en la fisiología, y en estos últimos años las anatomías femeninas se vuelven cada vez más voluptuosas y se multiplican sus apariciones en cuadros y grabados como una sustitución pero también una forma de aferrarse a la vida que lentamente se le está escapando de las manos.

Esta falta de tiempo, la ansiedad que produce en el pintor, le hace producir cada vez más deprisa, con una pintura fluida que apenas si es capaz de cubrir el blanco del lienzo.

Una pintura "fácil" que deja a la mano en libertad de garabatear con rapidez y, como haría Pollock, convertir el acto de pintar en una actividad casi física en donde el cuerpo se expresa como si fuera una especie de ballet.
Pura celebración del color y la forma en su estado casi primigenio. 





















.

No hay comentarios:

Publicar un comentario