jueves, 7 de noviembre de 2013

EL ORATORIO DEL CABALLERO DE GRACIA. Un edificio secreto de Villanueva


Villanueva, nuestro gran neoclásico, autor del proyecto del Salón del Prado, tiene una obra secreta y verdaderamente exquisita a pocos minutos de la Puerta del Sol.
La obra se realiza sobre otra anterior para acoger la asociación creada en el XVI por Jacobo Gratii en un solar sumamente estrecho que le obligó a las imaginativas soluciones.
Planteado como una basílica paleocristianas de tres naves separadas por columnatas corintias arquitrabadas, tiene una cúpula y un ábside final que se ha dejado visible en la reforma posterior de la Gran Vía

Realmente las naves laterales apenas si son un puro pasillo, una verdadera excusa para colocar estas columnatas que crean un efecto perspectiva y dejan imaginar al espectador unas naves tal vez más amplias.

Este efecto se potencia con la cúpula (oval y encamonada) y el efecto de los casetones de la bóveda de cañón central o las de la bóveda de horno del ábside.
Incluso se permite la creación de una ilusión de cruz latina al sustituir bajo la cúpula la columnata por dos arcos de medio punto
El problema de la iluminación (era un solar entre medianeras) se soluciona con dicha cúpula, con los lunetos que se abren en la bóveda y con la ventana del altar (hoy iluminada por una terrible luz artificial)

Al exterior la fachada se vuelve solemne por medio de la unión de dos módulos (a la manera de San Andrés del Quirinal de Bernini), el más pequeño creando un pórtico arquitrabado sobre columnas exentas (uno de los rasgos repetidos en sus obras)

No hay comentarios:

Publicar un comentario