martes, 26 de noviembre de 2013

GUERRERO DE MOGENTE o la aristocracia guerrera de los pueblos íberos


Realizados en bronce por la técnica de cera perdida se ofrecían en los distintos santuarios.
Además de sus características formales (que les aproximan al mundo etrusco y el periodo geométrico griego), la pequeña estautuilla nos permite conocer la división social de la sociedad íbera, compuesta por una clase dominante (equites) poseedores de caballos y armas de metal (las famosas falcatas)


Falcatas íberas
.
Estos nobles se relacionaban entre sí en asambleas y poseían una amplia clientela graduada, desde otros nobles, soldados o campesinos sobre los que ejercían unas formas cercanas al feudalismo en el reparto de los beneficios. Se realizaba a través de la devotio, en donde un hombre libre consagraba su vida ante su jefe directo en un juramento que o vinculaba con la divinidad. En él se ofrecía protección y se vinculaban impuestos en especie, convirtiéndose el noble en el verdadero tenedor y redistribuidor de la riqueza generada por la agricultura, ganedería y artesanía.

Cerámica íbera. Liria
.
Estos guerreros tanto defendían los establecimientos (Almagro habla de un estado de guerra casi permanente entre las distintas ciudades) como se convertían en mercenarios en guerras externas (griegos, cartagineses y romanos los tuvieron)


Junto a ellos, el otro grupo de élite lo formarían los sacerdotes (y sacerdotisas) que habitualmente se han relacionado con las numerosas diosas femeninas, como las Damas


Para aquellos autores que defienden el origen peninsular del pueblo íbero (posteriormente modificado por los contactos con fenicios, cartagineses, griegos y romanos), esta tipología de guerrero se ha vinculado con las famosas estelas postartessicas que abundan en la Península y datadas en el Bronce Final




























No hay comentarios:

Publicar un comentario