lunes, 10 de febrero de 2014

Análisis y comentario PICASSO: LAS SEÑORITAS DE AVIÑÓN


Tema. Al parecer, Picasso se inspiró en una escena de un prostíbulo de la calle barcelonesa de Avinyó. En los bocetos previos, además de las cinco mujeres, existía un personaje que, con una calavera en la mano, entraba por una puerta, que luego sería sustituido (homenaje a su amigo Casagemas, que acababa de morir).
En la obra final sólo aparecen las cinco prostitutas que se ofrecen al espectador sobre un fondo de cortinajes con un bodegón a sus pies. Al eliminarse el hombre y su referencia a la muerte, el cuadro deja de ser narrativo (no cuenta una historia), siendo, tan sólo, una pura representación de los desnudos y su entorno, de las formas, que es lo que en esta época empieza a interesarle fundamentalmente a Picasso.
Técnica. Óleo sobre lienzo, con poca importancia de la factura.
Composición fuertemente geometrizada y en gran parte simétrica. El predominio de las verticales le da un cierto carácter ascensional, aunque el formato sea cuadrado.
Línea. Es una de las grandes protagonistas de la obra. Su aplicación es geométrica, descomponiendo a las figuras en formas básicas, de agudas esquinas que parecen interpenetrarse unas con otras.
Color. El uso preferente de los cálidos vuelve más rotundas las formas que se desvinculan así del fondo en donde son utilizados los fríos y ocres. Pese a tener un cierto recuerdo de la realidad (el anaranjado de la piel), su tono saturado (muy fuerte) no puede ser considerado como realista y nos puede recordar (aunque en un menor grado) al utilizado por los fauves que Picasso conocía.
La luz no incide en el cuadro, creando zonas cromáticas puras y eliminando, casi por completo, el tradicional claroscuro.
Perspectiva. Se encuentra abolida. El espacio tradicional ha desaparecido, convertido en formas geométricas que se interpenetran entre si, pugnando por salir al exterior.
Las figuras se realizan a través de formas geométricas simples, eliminando todo detalle (como es bien patente en los rostros).

Cada una de las figuras femeninas se encuentra en un grado distinto de geometrización. De esta manera las centrales nos parecen más clásicas, recordando en su posición a la de ciertas obras antiguas. A ambos lados (de perfil) nos encontramos con otras figuras que tienen en sus rostros los recuerdos del arte africano (máscaras) e íberos. Por último, sentada, la quinta señorita avanza radicalmente al mostrarnos dos puntos de vista opuestos (cara y espalda), así como una cara de volúmenes recompuestos sin relación con la realidad.

COMENTARIO

Las Señoritas supusieron una verdadera conmoción en los pequeños círculos artísticos que la conocieron, convirtiéndose en un verdadero símbolo del arte moderno.
Con ellas Picasso inició el camino del cubismo, reduciendo la realidad a formas geométricas, tal y como ya había empezado a hacer (a finales del XIX) Cezanne. Junto a él, Picasso bebió de otros artes considerados bárbaros (arte africano e íbero o incluso el egipcio) que buscaban la simplicidad de las formas, no su transposición de la realidad.


Relieve egipcio

Y es que Picasso rompe definitivamente con la idea del arte como copia para iniciar otro mucho más conceptual en donde el autor reordena la realidad según unas fórmulas propias, recurriendo incluso a la visión múltiple (varios puntos de vista unidos en una misma imagen) que acaba con la idea del pintor inmóvil y nos enseña todos los puntos de vista de una imagen a la vez que introduce el factor tiempo en el cuadro.

Bajo estas premisas, y en compañía de Braque, evolucionará el nuevo estilo a través de varias fases(negra, analítica y sintética) en colaboración con Braque, añadiendo, en época más tardía, los collages o la ruptura de la línea de contorno que irán progresivamente dificultando la lectura de la obra.




Temáticamente, Picasso enlaza con el famoso Almuerzo en la Hierba de Manet (al que volverá al final de su vida) y con el Baño turco de Ingres, mientras que desde los años 80 (Santiago Amón) se piensa que una de las grandes influencias que generarán la obra es un lienzo tardío del Greco, la apertura del Séptimo sello, como explicamos aquí



2 comentarios:

  1. A finales del verano de 1907, Picasso acaba un cuadro inmenso que ha comenzado varios meses antes.
    Casi seis metros cuadrados de lienzo y cientos de dibujos y estudios preparatorios. Pero, de momento, nadie conoce esos detalles.
    Pablo se ha encerrado en su taller para hacer este cuadro y ha prohibido la entrada a todo el mundo...Y entonces, un día, abre la puerta del taller a sus amigos. Estupefacción, conmoción, consternación. No hay palabra lo bastante fuerte como para transmitir la impresión de sus amigos más próximos ante el nuevo cuadro.
    A pesar que están habituados a la pintura de Pablo y son siempre los primeros en defenderla, esta vez verdaderamente...la deaprueban categóricamente Matisse, el gran pintor está furioso! Georges Braque
    mismo, un amigo reciente dice "¡Es como si quisieras hacernos comer estropajo o beber petróleo!".
    Hasta Apollinaire, que suele ser incondicional, critica a su amigo. Le aconsejan dedicarse a la caricatura.
    Una sola excepción ente este concierto de gritos furiosos: el joven coleccionista Daniel-Henry Kahnweiler.A él le gusta el cuadro desde su primera visita e inicia una amistado con Picasso que durará toda la vida Kahnweiler se convertirá en uno de los principales marchantes de arte moderno del siglo xx. Nada perturbará su amistad seguirán reuniéndose en el restaurante La Closerie des Lilas. Picasso como los demás adora estas charlas y discusiones semanales recalentadas con algún licor fuerte. Picasso concurre en compañía de Fernande Olivier, envueltos en grandes abrigos por el duro invierno de 1907.
    Referencia: Marie-Laure Bernadac, Paule Du Bouchet.Picasso- Genialidad en el arte.www.blume.net-2011

    Excelente blog, he tomado esta parte para mi blog: marthadicroce.blogspot.com.ar Decir Silencioso. Necesitaba una palabra autorizada. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Así como en el impresionismo, el pintor hacia parte del cuadro al espectador al permitirle hacer la mezcla de colores mediante la vista del mismo, igual Picasso, permite al publico ser parte de esta obra mediante la emosión, no puedo explicar de otra forma el hecho de haber eliminado al mencionado hombre y el cráneo, el estar viendo de frente al cuadro, perseguido por esas miradas de las jóvenes, hace sentir que le centro de atracción de la pintura es en realidad el observador, quien toma el lugar de aquel hombre suprimido por el pintor en un momento decisivo, en otras palabras, no es que el cuadro carezca de una historia, si no que la propia imagen es capaz de realizarlas tantas veces como espectadores la contemplen.

    ResponderEliminar