martes, 17 de junio de 2014

LA VIRGEN DE LA LECHE. ALONSO CANO


Este lienzo corresponde a la plenitud creativa del autor (década de lo 60).
Su composición parece inspirada en una estampa de Raimondi que recreaba otra anterior de Rafael, un procedimiento sumamente habitual en el Siglo de Oro español. Esta estampa, según  Ángel Rodriguez Ceballos , pudo ser conocida por Cano en su estancia en Valencia, tras huir de la Corte por la extraña muerte de su mujer. Allí ya Juan de Juanes la había utilizado para alguna de sus obras.
.

Su técnica es sumamente depurada, colorista y contenida, mucho más cercana a la Italia clásica que al mundo barroco hispano.
La Virgen y el Niño, sin atributos, componen una escena intimista que es rota por el Niño (el rasgo más barroco de la obra) al girarse hacia el espectador e involucrarlo.
De colores plenos y aterciopelados (muy cercanos a su escultura madura), la luz recrea las figuras volumétricas pero no escultóricas gracias a su pincelada suelta que crea un halo de ternura en torno a ellas

Probablemente perteneció, antes de la desamortización, al Convento de la Epifanía de Guadalajara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario