viernes, 24 de octubre de 2014

EL RETRATO EN LA ÉPOCA FLAVIA


Tras el neoaticismo augusteo (como puedes ver en el Augusto de la Prima Porta en donde se recogen las tendencias griegas idealizantes), la llegada al trono del Imperio de una nueva familia (Los Flavios: Vespasiano, Tito...) cambia radicalmente la manera de entender el retrato.
Como un rasgo de romanidad (frente al helenismo anterior) se retorna al realismo que existió en la época republicana (y que aquí hemos tratado con Bruto o Escipión el Africano). Se busca crear una imagen más romana y cercana de los emperadores en donde se reconozca mejor la plebe (más que los patricios más cultivados).
Retrato de Vespasiano

Además de huir de la idealización, se profundiza más en el pictoricismo (buscar más los efectos de luces y sombras a través de profundizar más en la talla). 

En cuanto a los retratos femeninos se pone de moda el peinado en nido de avispa en donde se utiliza el trépano para crear fuertes claroscuros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada