miércoles, 15 de octubre de 2014

SPORE. UNA OBRA SOBRE LOS MERCADOS Y EL HOMBRE


En una reciente visita a la fundación Teléfónica de Madrid, me sorprendió esta obra: Spore, de Douglas Easterly y Matt Kenyon
Como podéis ver se trata de un pequeño ficus plantado sobre una tecnológica estructura que a primera vista no comunica nada, pero esperad un poco.
En dicha estructura se encuentra un procesador con vía a internet que conecta con las cotizaciones en bolsa de la empresa de venta de los ficus, Home Depot.
Esta empresa, que devuelve cualquier planta que se estropee en el plazo de un año, de pronto tiene una nueva responsabilidad. El riego del ficus dependerá de la subida o bajada de sus acciones. O sea, si la empresa va bien, el ficus se regará, si no, se secará.
Creo que ahora podéis comprender mi fascinación.
La planta (nosotros) vive de prestado en un mundo manejado por la especulación, los ataques financieros y otras tantas cuestiones económicas que no puede controlar. Es un simple testigo de su posibilidad de supervivencia, como nos ocurre últimamente a los españoles ante la prima de riesgo el posible rescate.
Afortunadamente la planta no escucha la radio ni es consciente de las amenazas, y así sólo es vulnerable pero no debe soportar la angustia del futuro escanciada en pequeñas dosis en telediarios y tertulias en donde ya no es el Apocalipsis lo que aterra, sino sus múltiples e imprevisibles posibilidades

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada