viernes, 26 de febrero de 2016

LA NUEVA ROMA DE SIXTO V (2). LA CIUDAD VERTICAL: DE OBELISCOS, COLUMNAS Y CÚPULAS

Obelisco de la Piazza del Popolo desde via Ripetta

En un post anterior analizábamos las reformas de Sixto V en su trazado urbanístico.
Hoy veremos su malla vertical, aquella que levanta el plano y permite al peregrino tanto la orientación como la comprensión tridimensional del proyecto.

Para ello se utilizaron numerosos motivos, desde los obeliscos y columnas paganas recristianizados como las cúpulas.
Columna de Marco Aurelio

Estos obeliscos (como analiza Santiago Sebastián tomando las palabras de Torcuato Tasso) "eran signos misteriosos de Egipto, semejante a los rayos de sol y, por tanto, dotado de un sentido alegórico solar; la cruz que se añadía en la cúspide aludía a Cristo, que es el sol inteligible".
Piazza del Popolo

Según Checa y Morán "a su condición de punto de referencia se unen connotaciones precisas de simbolismo solar, victoria de la verdadera religión sobre el paganismo y el prestigio de su sabiduría oculta"


Plaza del Panteón


Santa María Maggiore

                            El Pulcino de la Minerva

Su significado y uso no se agotará en los tiempos de Sixto V, sino que se seguirán utilizando (especialmente por Bernini) tanto en la Piazza Navona (situado en un simulacro de montaña en la Fontana de los Cuatro Ríos encargada por Inocencio X), el famoso elefante junto a Santa María sopra Minerva (también obra de Bernini, esta vez para Alejandro VII) o la reforma de Bernini de la plaza del Vaticano



De la misma manera se opera con las antiguas columnas conmemorativas (Trajano y Marco Aurelio) que se cristianizan por medio de la sustitución de las esculturas superiores, que ocuparán (San Pedro y San Pablo, respectivamente).

Por último, las cúpulas terminan por recrear esta ciudad vertical y dotarla de una verticalidad sagrada
















Uno de los momentos más felices de toda esta forma de hacer se encuentra en la Piazza del Popolo que ya analizamos aquí
























.

No hay comentarios:

Publicar un comentario