domingo, 27 de noviembre de 2011

LA ARQUITECTURA ROMÁNICA EN ZAMORA. PECULIARIDADES DEL ROMÁNICO


El románico zamorano atesora una serie de particularidades arquitectónicas y escultóricas que nos vuelven a recordar (una vez más) lo ficticio que son las etiquetas de los estilos.
Por ello dedicaremos este primer artículo a analizar alguna de las irregularidades de su arquitectura, planteando sus formas escultóricas en otro.
La primera de sus novedades es la insistencia en las cabeceras planas que, según muchos autores, habría que relacionar con la potente influencia (también evidente en lo escultórico) de la iglesia visigoda de San Pedro de la Nave



San Cipriano. Zamora


Resultan también sumamente interesantes las portadas. Como podemos observar en la única románica que aún mantiene la catedral. Se encuentran organizadas al modo del Poitou, aunque con elementos que deben mucho a lo musulmán, como estos modillones de rollo o los curiosos canecillos que recuerdan (sorprendentemente) a mocárabes (Y es que la influencia islámica llegó tras la Reconquista a través de la ruta de la Plata, como ya planteamos en un artículo anterior)
.

Catedral


Catedral

San Pedro  y San Ildefonso

Otros modelos utilizan recursos típicamente románicos aunque descontextualizándolos, como estas arquerías ciegas (presentes en nuestro románico desde las formas lombardas, como podéis ver en San Jaume de Frontiyá) que habitualmente se colocan en el interior del ábside mientras que aquí se han utilizado para dinamizar una cabecera en su exterior


Santa María la Nueva

En otros casos, el juego de referencias es mucho más antiguo. Si lo observáis con atención veréis que los típicos contrafuertes redondos de los ábsides son, realmente, grandes columnas con su propio capitel y entablamento, y más que románico, la obra tiene un claro sabor romano.


Magdalena
Un capítulo especialmente relevante son las torres, comenzando por la de la Catedral


Torres solitarias que vuelven a romper la norma y se adosan en lugares no habituales, como ésta, sobre la propia cabecera (en el momento pertenecía a la propia muralla)


San Juan de la Puerta nueva

O sobresaliendo sobre la portada de los pies.


San Vicente
.
Mucho más conocidas son sus arquerías (tanto al exterior como al interior) que tienen una función funeraria y que, de nuevo, nos traen a la memoria formas prerrománicas (sus arcosolios de sepultura)


El Carmen de San Isidoro



No hay comentarios:

Publicar un comentario