martes, 25 de noviembre de 2014

LOS MOCÁRABES O MUCARNAS



Sala de las Dos Hermanas. La Alhambra

Entendemos por mocárabes pequeños prismas de varias caras (habitualmente realizados en yeso), que cuelgan de cúpulas y arcos.
Para su desarrollo se necesitan amplios conocimientos de geometría, pues su creación se encuentra en el desarrollo de parábolas y formas elípticas que pasan a tres dimensiones


Arco de mocárabes. Sala de las Dos Hermanas. La Alhambra

Como se puede apreciar en las distintas fotografías, la multiplicidad de caras y su desarrollo en formas cóncavas hace que la luz incida en ella de formas distintas a lo largo del día (de la misma manera que se proyectan las sombras) 
Se trata de una constante en el arte islámico, la que habla (como ya comentábamos en el caso del agua) de las apariencias que ocultan la Unidad, del devenir y el cambio que, sin embargo, termina por ser cíclico, repitiendo el Uno.

Su origen ha sido muy discutido. Grabar habla de una aparición simultánea en Irán y el Magrab.
Sin embargo otros autores (Yarza, Borrás, Marcais) apuestan decididamente por el mundo iraní, y hablan de una evolución de las trompas en ladrillo que comienzan a subdividirse por medio de arcos internos, tal y como se puede ver (aún embrionario) en el mausoleo de Ismail de Bujara.

Sobre este modelo los arcos se multiplican, facetando cada vez más la superficie, como podemos ver en este ejemplo de Alepo.

Hasta desarrollarse totalmente



Trompa con mocárabes. Samarcanda






















Iwan con mocárabes en Mausoleo de Tamerlán. Samarcanda

No hay comentarios:

Publicar un comentario