martes, 8 de enero de 2013

EL PÓRTICO DE LA VIRGEN DE LA PEÑA. SEPÚLVEDA


La iglesia, ubicada en uno de los extremos de la población, tiene un magnífico interior (aunque un tanto desfigurado por el retablo tardobarroco) y, ante todo, una increible portada románica (vinculada en ciertos aspectos con el románico aragonés) de interesantísima iconografía

El centro del tímpano organiza la composición un pantocrátor de curiosa mandorla en forma de rombo, rodeado por los habituales tetramorfos.

Bajo ello, en el dintel, nos aparece un clípeo sustentado por ángeles con un crismón trinitario al modo aragonés (la s inferior se referiría al Espíritu Santo mientras que la ro se convertiría en la P de padre y la X en el signo de Cristo)

A ambos lados aparecen nuevas figuras que se vincula al ciclo de San Miguel (y por tanto escatológico)
El arcángel lucha (o monta) al dragón

Y más tarde realiza la psicostasis (pesaje de las almas)
La rosca del arco presenta a los ancianos del Apocalipsis con una destaca Dextera Dei (mano de Dios) en su centro.
Sobre todo ello se crea un friso (habitual en la época, como vimos en Duratón) con escenas cotidianas de la época, monstruos y figuras sagradas




















El conjunto se completa con capitales con buenas representación del bestiario






























No hay comentarios:

Publicar un comentario