martes, 17 de septiembre de 2013

LOS DISPARATES DE GOYA


Muy posiblemente fueran los últimos grabados de Goya y, según Pérez Sánchez, autor al que seguiremos en nuestra explicación, son un grupo inacabado y sin un orden preciso.

Aunque no tenemos fechas exactas, su temática y técnica los pone en contacto directo con las Pinturas Negras (1819-1823), restándonos 22 planchas que fueron publicadas muy tardíamente.

De un tamaño sensiblemente mayor al resto de sus grabados, se les han denominado proverbios, sueños o disparates, y apenas si su título sirve para esclarecer nada de su contenido.

Al contrario de los Caprichos (anotados por el propio Goya), estos Disparates (quizás por no estar acabados) no tienen ningún tipo de comentarios. Esto, unido a sus crípticos temas, hacen muy difícil su interpretación.

Según algunos autores, Harris, serían comentarios a distintos proverbios o refranes. Una teoría interesante pero que, por el momento, no ha tenido una plasmación práctica suficientemente argumentada.

Otros autores, como el propio Pérez Sanchez, podría tratarse de una obra de análisis de su propia obra y vida, interpretadas en clave dramática, sombría o grotesca.

Su realización, al final de su vida, y la constante alusión a temas anteriores (Gallinita ciega, Que se la llevan, carnavales, brujas, escenas bélicas...) podrían confirmar esta idea.



Disparate conocido, ¿acaso una reflexión sobre sus Desastres de la Guerra?
.

Lo cierto es que su carácter onírico y grotesco va un paso más allá del ofrecido en las Pinturas negras, como si su desesperación hubiera dado paso a una lucidez desengañada, cínica.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario