miércoles, 3 de junio de 2015

LA ÚLTIMA FIRMA DE MUELLE


Íntimamente unido a la Movida madrileña de los años 80, Juan Carlos Argüelo empezó a hacer famosa su firma de Muelle, un muelle acabado con una flecha que terminó teniendo un R al registrarla.
Primero en tinta, después con aerosol, sembró la ciudad con su firma ante las protestas de los vecinos, trayendo por primera vez a España el graffitti neoyorkino y creando una verdadera escuela (los flecheros madrileños).
A principios de los 90 dejó de realizar sus acciones que habían llenado media ciudad, y éstas fueron desapareciendo lentamente tras reformas, enfoscados, nuevas firmas...
Curiosamente, lo que entonces se consideró barbarie (pero recordad que también lo hacían los romanos, como puede verse en Pompeya), se ha convertido en un pequeño bien cultural que nos retrotrae a los 80.
Una de sus últimas firmas se puede encontrar en una de las paredes de la calle Montera

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada