miércoles, 1 de julio de 2015

MICHELOZZO. BIBLIOTECA DE SAN MARCOS


El convento, fundado en el siglo XIII, fue profundamente remodelado en el siglo XV, cuando Cosme de Medicis lo cede a los dominicos de Fiésole.
Entre las grandes reformas que se inician entonces se encuentra la biblioteca realizada por Michelozzo (al que también le había encargado el patriarca de los Medici su Palacio que ya vimos aquí).

Para su creación, el arquitecto recurre a la lección de Brunelleschi y toma sus basílicas (San Lorenzo, Santo Spiritu) para crear un espacio laico, retomando algunas ideas de su maestro, armonía regida (como veremos, sólo aparentemente) a través de un módulo dado por el intercolumnio, bicromía con los elementos sustentantes en piedra gris, sucesión de los elementos para crear una acusada perspectiva lineal, el uso de la luz blanca, sin el color gótico...)

Sin embargo, hay elementos que denuncian su comprensión superficial del verdadero espíritu brunelleschiano, como la falta de dado brunellesquiano (y en realidad, falsa idea de armonía, pues no nos encontramos con los cubos perfectos del florentino, siendo las columnas demasiado elevadas para el espacio en horizontal), la utilización de bóvedas de arista en las laterales y de cañón corrido sin arcos fajones que marquen el módulo (frente a las bóvedas vaídas y las techumbres de madera), la aparición de tirantes de hierro, una luminosidad homogénea (frente a la exquisita gradación que hace Brunelleschi de ella)...

Michelozzo. Biblioteca de San Marcos


Pese a todo, el lugar se convierte en un verdadero hito en el Humanismo, especialmente en la época de Lorenzo el Magnífico, cuando se convirtió en el principal refugio de Poliziano y Pico della Mirandola y su increíble colección de libros en latín y griego


No hay comentarios:

Publicar un comentario