domingo, 10 de enero de 2016

RETRATO DE GIOVANNA TORNABOUNI. GHIRLANDAIO


Giovanna Tornabouni era la hija de Giovanni, jefe de la filial del Banco Medicis en Roma y posteriormente embajador de Florencia en Roma.
Su elevada posición generó un amplio mecenazgo del que se benefició sobremanera Ghirlandaio, que trabajó en frescos (Santa Maria sopra Minerva en Roma, capilla Tornabouni en Santa María Novella) y retratos como este que conserva la colección Thyssen.
La obra corresponde al típico retrato en perfil estricto que tan de moda estuvo en el Quattrocento, como ya vimos aquí.
A la efigie a la romana, Ghirlandaio añade un estudio de perspectiva en la ventana cegada del fondo, el trampantojo del papel en donde aparece u epigrama de Marcial, el libro en escorzo y el collar como elemento de referencia.

Contrasta así con los modelos de della Francesca que vimos aquí, de fondo neutro y fuerte volumetría de los personajes a través del claroscuro.
Por el contrario, Ghirlandaio se muestra mucho más cercano a la corriente más delicada del Quattrocento (Fra Angélico- Botticelli) que prefiere los ritmos lineales y la exquisitez como marcas de estilo



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada