domingo, 4 de septiembre de 2016

LA CARTUJA DE MIRAFLORES. BURGOS


Quizás sea uno de los lugares más mágicos de la ciudad, rodeado de bosques y con un patrimonio artístico memorable al que tengo especial afecto, pues fue el primer lugar fuera de clase en donde estuve explicando arte a un grupos de alumnos (entonces de COU) bajo la tutelo de entonces mi maestro y ahora maestro y amigo, Juan Aranda.

En origen se trataba de un pabellón real construido por Enrique III, que su hijo, Juan II, donó a la orden de los Cartujos.

Sin embargo, el edificio actual pertenece a una obra nueva (tras un devastador incendio) iniciada por Juan de Colonia (creador de las torres de la Catedral)  y terminada por su hijo Simón (constructor de la Capilla del Condestable) que podríamos englobar en el primer momento flamígero que se culminará en el ámbito Toledano por Juan Guas (véase Monasterio de San Juan de Reyes)

Compuesto por varios patios (sólo el inicial visitable), la iglesia compone su elemento arquitectónico más notable.

Ya con planta salón y bipartita, se encuentra cubierta por espléndidas bóvedas estrelladas.


Junto al altar se encuentran sus obras más notables de toda la carrera artística de Gil de Siloé, encargados por Isabel I como forma de legitimación en la guerra que tiene con Juana, que ya hemos comentado en otros momentos y que enlazamos aquí directamente para su consulta




La visita turística incluye algunas dependencias claustrales en donde se ha reunido un notable museo.




1 comentario:

  1. Felicidades por el post Vicente, La Cartuja es un lugar mágico como dices que admiro sobrecogido cada vez que la visito, me trae grandes recuerdos, en muchas ocasiones la visité con alumnos y compañeros, la última vez contigo en 2.012.Gracias maestro y amigo. Un abrazo.
    Juan Aranda

    ResponderEliminar