martes, 21 de mayo de 2013

LA ACÚSTICA DE LOS TEATRO GRECORROMANOS


Teatro griego de Segesta. Sicilia
.
Siempre se suele hablar de las cualidades acústicas de los teatros griegos y romanos. Sin embargo, pocas veces se profundiza en sus causas.
La primera de ellas sería su propia macroestructura, semicircular (o ultrsemicircular en el griego) que recoge el sonido emitido desde el escenario de forma ascendente, proyectándolo contra el muro de cierre.

Reconstrucción teatro de Cartago Nova
.
Un segundo elemento es la aparición de la orchestra (espacio entre la escena y el público) que actúa como elemento reflectante del sonido. 

Orchestra de Palmira. Siria
.
En el mundo romano se hace circular y más pequeño, generando cambios en la macroestructura, que debe ser más pequeña (unos 20 metros menos) y con una mayor pendiente que sirva para salvar las primeras filas, ocupadas por la orden senatorial.
Junto a esto, las máscaras tradicionalmente utilizadas por los actores, crean un efecto de megáfono que potencia la voz.

Además (y como ya señalaba Vitrubio) se debieron ensayar en ciertos teatros los llamados vasos acústicos o resonadores: vasijas de barro o bronce con ciertas cantidades de agua que nosotros ya hemos visto en la sinagoga de Tomar, Portugal.

Más que amplificadores, dichos vasos aclaran los sonidos, potenciando cietos registros agudos o graves según la cantidad de agua con la que son llenados. Eliminan así reverberaciones y permiten una audición más clara y definida de los distintos sonidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada