lunes, 27 de mayo de 2013

DALÍ. LOS TEMAS



Aunque sería casi imposible analizar todos sus motivos y conexiones simbólicas e inconscientes, Juan Antonio Ramírez ha intentado diseccionar algunas de sus principales motivos del universo daliniano.
 Entre ellos destaca la ideas escatológicas que pone directamente en relación con la facción más radical del surrealismo capitaneada por Bataille (El enigma del deseo) y que Walter Benjamín consideraba perfecta para no caer en el moralismo. 
Basado en supuestas experiencias infantiles expuestas en la Vida Secreta, surge la atracción irresistible hacia la putrefacción (con numerosos burros podridos ya desde la Residencia de Estudiantes o en el famoso Perro Andaluz, de los que Bataille señaló el horror que puede resultar fascinante), la podredumbre y los excrementos que ya provocó las iras de Breton en su Juego lúgubre del 29, acusándole de coprófago; el ablandamiento o lo deluiscente (que Dalí extrajo de la arquitectura comestible del modernismo convirtiéndolo en su estilo Camembert) que se relaciona con su delirio comestible e influirá en las figuras blandas de Oldelburg
La castración y en general la visión negativa y llena de terrores atávicos sobre la sexualidad, la desarticulación orgánica, el canibalismo (La belleza será comestible o no lo será, Breton), la masturbación (GranMasturbador), la sodomización (Cráneo sodomizado por un piano de cola) que mezclará con el mundo de los insectos en su interpretación psicoanalítica del Ángelus (colocando a la mujer como mantis que devorará a su pareja), la sangre…

Su origen quiere verlo Ian Gibson en el miedo hacia las enfermedades venéreas y en general al sexo inculcado por su padre (figurado en el tema de Guillermo Tell, siempre con connotaciones negativas) y su posteriores problemas para la práctica sexual.
Como asegura Aurora Fernández Polanco, muchos de estos temas serán básicos para la construcción de la estética de lo abyecto que ha triunfado en alguno de los grandes artistas de la posmodernidad (hermanos Champman, Serrano, Cindy Sherman…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario