miércoles, 9 de octubre de 2013

LA LOBA CAPITOLINA


Símbolo de Roma, esta loba capitolina fue una creación etrusca (aunque reciente investigaciones apuntan que la propia obra sería medieval sobre una original, perdida, etrusca)
El arte etrusco tuvo una especial predilección por los temas animalísticos (como la Quimera de Arezzo), posiblemente utilizados como exvotos que les unían al mundo de la naturaleza. 
Un mundo fiero y agresivo que (como tampoco lo hicieron en sus retratos) nunca  idealizó la realidad.
Destaca en ella su fiera cabeza realizada con detalle, así como la anatomía de costillas marcadas y fibrosas patas que dan a la figura una fuerte dosis de realismo.
Entre sus posibles autores se especula con Apolo de Veyes.

Sobre el original el mundo romano le añadió a dos bebés lactantes, redefiniendo la escultura para remomorar el mito de la fundación de Roma (Rómulo y Remo, lejanos descendientes de Eneas que son alimentados por una loba par fundar, sobre la colina del  Palatino, fundar la ciudad de Roma). A partir se convertirá en símbolo de la ciudad, aunque los gemelos se perdieran y durante la Edad Media Dante la viera de nuevo sola, tal y como consignó en la Divina Comedia
Las actuales esculturas de los gemelos son de origen renacentista (quizás Pollaiolo) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada