domingo, 29 de diciembre de 2013

OLIVARES. La patria chica del Conde Duque


 Ya hace tiempo nos ocupamos de Loeches (Madrid), lugar de reposo del Conde Duque de Olivares.
Hoy queremos acercarnos al Aljarafe sevillano para encontrarnos con su lugar de nacimiento: Olivares.
Pero si su muerte sucedió muy lejos de su tumba (en Zamora), también fue así su nacimiento, a cientos de kilómetros de aquí, en Roma, en donde (junto Nápoles) pasó su infancia.

 En la plaza mayor del pueblo se encuentra la casa solariega de los Guzmanes (edificada por su padre en el XVI) y la iglesia aneja.

 El palacio, de un blanco inmaculado, une influencias italianas (en su portalón adintelado, sus arcos de medio punto) con las típicas características mudéjares (arcos geminados, merlones superiores, balconadas...).

Sobre la puerta campea el escudo de los Guzmanes, sostenido por dos arpías y sobre el que sobrevuela un dragón

 Al otro lado de la plaza se encuentra la colegiata de Santa María de las Nieves, mecenada por el Conde Duque. Realizada por el arquitecto italiano de los Reales Alcázares mantiene en su interior la tradición de iglesia cajón con columnas pareadas típica de la capital (Santa María la Blanca, San Antonio) y crucero con cúpula encamonada.

 En su interior encontramos magníficas tallas, como esta Virgen del Carmen y las ánimas del Purgatorio.

Una magnífica divina Pastora

O la Virgen que da nombre al templo, atribuida a la Roldana.

En su parte trasera se encuentra la Capilla de la Vera Cruz (primitivo hospital), mecenada también por los Guzmanes en el XVI, actual sede de la cofradía 


No hay comentarios:

Publicar un comentario