domingo, 16 de febrero de 2014

PASEANDO POR EL CABO DE GATA. ALMERÍA


Nuestro desierto particular en el extremo suroriental de la Península que, pese a su protección como parque natural, cada vez va perdiendo paisajes y carácter y es necesario visitarlo cuanto antes.
De él ya hemos hablado en numerosas ocasiones en nuestro blog y en este artículo tan sólo pretendemos organizar estos post a base de enlaces para que pueda servir como una guía (personal e íntima, por supuesto) de este lugar mágico.

Comenzaremos por su parte sur: la larga playa del cabo de Gata, lugar perfecto para cuando sopla el levante y lugar de observación de flamencos para llegar, ya atardeciendo, al mismísimo cabo, como ya explicamos aquí


Volveremos sobre nuestros pasos para tomar dirección a San José. En el camino nos encontraremos una magnífica noria de sangre que ya explicamos en este post.

Desde San José (el lugar con mejor gastronomía y oferta hotelera) nos espera una pequeña aventura. Una pista de arena nos conducirá a dos de las playas más bellas del parque, ambas vírgenes.
Hay que tener en cuenta que en verano el aforo en coche es limitado, aunque existe un servicio de autobuses regulares.
La primera que encontraremos será la de los Genoveses, una bellísima cala que podéis ver aquí



Más adelante se encuentra el Mónsul, en donde se grabaran escenas del tercer Indiana, con formaciones volcánicas espectaculares, así como una duna.

Regresamos sobre nuestros pasos en dirección a Rodalquilar.
En su camino encontraremos los Escullos (y sus magníficos acantilados) y la Isleta del Moro, un apacible lugar que nos habla de la piratería en el mediterráneo y que ya explicamos aquí.

Siguiendo nuestro camino, entre volcanes ya envejecidos, llegaremos a la gran caldera de Rodalquilar y sus antiguas minas de oro ya abandonadas. No os perdáis su explicación


Desde aquí podemos tomar varios caminos. Hoy dejaremos la parte del norte del parque para otro post para internarnos por los campos de invernaderos que rodean el parque, ese mar de plástico que ha traído la riqueza pero también gravísimos poblemas de agua.
Nos acercamos así a Níjar, típica construcción de esencias andalusíes en sus casas blancas y cúbicas a la que llegar con la caída del sol y disfrutar de su comida o de la compra de sus jarapas y cerámica.

SUGERENCIAS LITERARIAS:

Andar por Cabo de Gata (para andarines pero también para los habituales del coche). Con rutas y explicaciones geológicas, botánicas, arquitectónicas...
Por los Campos de Níjar. Goytisolo
.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada