sábado, 7 de diciembre de 2013

POR LOS CAMPOS DE NÍJAR. GOYTISOLO


Aquel que quiera pasear por el Cabo de Gata o el interesado en ver cómo era la mísera vida de una de las regiones más prósperas de la Península (gracias al turismo y el cultivo de invernadero) no tendrá otra posibilidad que leer este magnífico libro de viajes.

Al modo que popularizara Cela con su Viaje a la Alcarria, el viajero viaja a pie o en el medio que se le ofrezca, buscando la esencia del paisaje y el paisanaje que le hable de esta tierra árida, al límite mismo de la supervivencia.

Como es típico en su obra, el viaje es también el instrumento de denuncia sobre las paupérrimas condiciones de estas regiones periféricas, tan pobres, tan alejadas de todo y todos.

A ello une una magníficas conversaciones que nos hablan de todos los fracasos históricos y personales de esas gentes que, sin embargo, le brindan una hospitalidad magnífica mientras hablan de las antiguas minas, de las sequía reiteradas, de su falta de ayudas y comunicaciones.

Y, entre todo, una magnífica capacidad para plasmar las esencias del paisaje, la extremosa belleza que existe tras la pobreza y el desierto.

                                                 
  Verdaderamente increíble. Una narración muy corta que nos ayudará a saborear el paisaje y comprender su dura historia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario