lunes, 5 de mayo de 2014

LA PUERTA DE LA BISAGRA. TOLEDO


Originalmente musulmana (bib Sagra; camino de la Sagra), la puerta se reconvirtió en tiempos de Carlos V por parte de Covarrubias.


Como ya vimos en el caso de Granada (Puerta de las Granadas), el emperador intenta cambiar la fisonomía de las grandes ciudades para vincularlas al nuevo poder, utilizando el renacimiento (y su uso clásico del arco del triunfo) como una forma de reafirmar su poder.

La puerta es doble. Hacia el interior de la ciudad nos encontramos una forma más simple, aunque con el escudo tradicional del águila bicéfala.
Tras ella encontramos un pequeño patio con funciones más económicas que defensivas (cobrar el portazgo).

La puerta exterior se enmarca entre dos grandes torreones (como la que hiciera para el Palazzo de Castelnuovo Alfonso el Magnánimo en Nápoles), con almohadillado central (igual que la de las Granadas), con un nuevo escudo tallado en piedra.

Corona la puerta dos pequeñas torres de ladrillo con tejado polícocromo que entronca con el mudéjar (aunque curiosamente más granadino que toledano).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada