miércoles, 25 de abril de 2018

ÁLVARO DE SIZA Y EL MUSEO SERRALVES. OPORTO


Este Museo, en donde el continente supera (y con mucho) al contenido, es una de las obras más emocionantes y bellas de un arquitecto que siempre se ha destacado por huir de la espectacularidad fácil y crear edificios y entornos en donde la vida pueda ser mucho más feliz y placentera.

Y esto es lo que precisamente ha conseguido con este Museo, crear un ambiente de luz suave y domesticada en donde los jardines penetran en las salas y la geometría no es sinónimo de aburrimiento.





Nada más entrar en él se encuentra uno de sus zonas mejor conseguidas, un corredor abierto a los jardines (pero cubierto del sol y la lluvia) que nos conduce suavemente (casi como si nos empujara una mano invisible) hacia la zona de taquillas.

En realidad, en este espacio uno tiene la sensación de estar habitando (tan suavemente) una de las cajas metafísicas de Oteiza, rodeado de una "geometría humana"

A partir de una sala central que une, visual y lumínicamente, ambos pisos, se desarrollan las distintas salas.


En ellas hay que prestar atención a un aspecto poco habitual, la geometría de los techos que rompen la entrada del sol pero no de la luz natural y permiten una doble lectura del espacio (frente a la visión horizontal) que lo enriquece enormemente (pues, si nos fijamos con atención, no coinciden las estructuras entre techo y suelo).


 
 Esta técnica, junto al juego con la luz y la aparición de tabiques esquinados, permiten un fluir de espacios maravilloso que proporciona un placer difícilmente racionalizable pero por completo cierto que, por supuesto, no es visible en las imágenes fotográficas.





Al exterior, los bloques blancos dialogan con el parque circundante, adaptándose a sus distintas cotas, sin imponerse nunca a él.

























Mención aparte merecen sus jardines, verdaderamente espléndidos y llenos de encanto decimonónico combinado con esculturas contemporáneas





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)