domingo, 25 de noviembre de 2012

DE BAZARES POR ESTAMBUL


Muy pronto el viajero conocerá que el alma de Estambul, mucho más que Islam, Ataturk o Bizancio, es el comercio. Un alma que se aloja en su vocación de capital desde sus tiempos romanos, bizantinos u otomanos; de cruce de caminos entre la Ruta de la Seda y Occidente; de puerto entre el Mediterráneo y el Mar Negro.
Esa esencia jamás la ha perdido, y hoy la ciudad es sobre todo un inmenso e inacabable mercado que florece en cada esquina, como si cada estambulí tuviera, como destino, ser un vendedor.
El turista encontrará todo tipo de formas, desde el Gran Bazar al zoco más minúsculo y autóctono en donde terminará por encontrar cualquier cosa.
En este post nos vamos a dedicar a los dos grandes bazares históricos de la ciudad, y en sdelbiombo le dedicamos una entrada fotográfica a otras zonas menos turísticas pero acaso aún más fascinantes.
.

La estructura del bazar arranca en la propia Constantinopla: un lugar cerrado y cubierto que consiguieron los comerciantes extranjeros en tiempos de Justiniano (el del César, se llamaría, y de aquí el nombre árabe, alcaicería con el que se extendería por todo el oriente islámico como ya hemos visto en Alepo, y a occidente , como la alcaicería de Granada)
Sería una estructura geométrica, cerrada por puertas para su vigilancia y techada, normalmente con calles en cuadrícula y organizada por gremios o especialidades.

El ejemplo más conocido es el interminable Gran Bazar. Su estructura original se debe a  la época de Mehmed II, cuando en 1455 , cubriéndose y amurallándose posteriormente.
Espectaculares son sus entradas, pero también sus pequeños patios aledaños que  nos  recuerdan  los funduq  o  caravanasares  a  donde  llegaban  las mercancías  y  que  son un  pequeño placer  para que  la  vista  del  turista descanse.

Otro  bazar  sumamente  interesante  es  el  llamado  de  las  especias , en  Eminönü,  a  escasos  pasos  del Puente de Gálata. Fue  realizado en el siglo XVII, ampliándose por parte de Sinán para integrarlo dentro  del conjunto de Rustem Passa.



Tiene forma de "L" y se encuentra dedicado casi al completo a especias. Un verdadero desafío a los sentidos.



























No hay comentarios:

Publicar un comentario