domingo, 13 de octubre de 2013

EL MUSEO DE LAS NAVAS DE TOLOSA. DESPEÑAPERROS







Si venimos desde la meseta, tras cruzar el remozado paso de Despeñaperros, nos encontraremos, a la altura de Santa Elena (cuidado, se encuentra muy mal señalizado) un edificio de hormigón en medio de los jarales.
Se trata de una interesante iniciativa construida en el principio de la crisis, coincidiendo con el milenario de la batalla, 2012.
Fruto del empeño y el esfuerzo de Eslava Galán, el museo (más centro de interpretación) pretende recordar este episodio crucial de nuestra historia que ya explicamos aquí.

Por medio de una rampa continua podemos ir conociendo  el contexto histórico, los personajes (Miramamolín, Alfonso VII, el papa Inocencio...), las distintas técnicas bélicas (con una completas vitrinas que nos ayudan a entender vestimentas y armas) o el propio desarrollo de la batalla.

El momento culminante de todo el recorrido es la subida a la atalaya desde la que se observa un magnífico paisaje que combina lo histórico (unos paneles nos permiten reconstruir los distintos escenarios de la batalla) con la pura naturaleza (especialmente exuberante en primavera, con alfombras de jaras contra los pinares y las afiladas montañas de Sierra Morena).

La visita resulta especialmente conmovedora por hacer concreto lo que tantas veces hemos estudiado en la historia.

Santa Elena
.
Desde este punto las rutas son varias, y ya han ido apareciendo (o aparecerán) en este blog: desde el propio desfiladero de Despeñaperros, a los pueblos de repoblación de tiempos de Carlos III (Santa Elena, La Carolina), el afamado castillo islámico de Baños de la Encina.

Algo más lejano pero verdaderamente recomendable tras periodos de lluvia, el Parque Natural de la Cascada de la Cimbarra.

Para disfrutar de una lectura perfecta para este paisaje nada como la última obra del propio Eslava Galán y su caballero Almafiera

Imaginad la matanza. Después de tantos años pasados, las huesas secas y descoloridas por el sol blanquean en la distancia como si en aquellas navas hubiera nevado

No hay comentarios:

Publicar un comentario