domingo, 10 de marzo de 2013

UN PASEO FOTOGRÁFICO POR EL MAR MENOR


Evidentemente el paseo que planteamos no es demasiado adecuado para pleno verano, con su calor y aglomeraciones, pero puede convertirse en una verdadera gozada si lo hacemos fuera de temporada, cuando la soledad y las buenas temperaturas (aún en pleno invierno) permiten conocer en un sólo día un litoral con sus luces y sombras que puede llegar a fascinar.


Podríamos comenzar nuestro recorrido por la parte norte y acercarnos a Santiago de la Ribera. Allí ya tendremos una de las imágenes más arquetípicas de este mar interior del que podréis saber más de su creación aquí.
La playa de los Castillicos.


Sin demasiados kilómetros nos acercaremos a San Pedro del Pinatar- Lo Pagán para ver sus famosas salinas. En ellas hay buenos lugares para observar flamencos, el cordón de dunas litorales (aquí podéis saber cómo se producen) o tomar sus famosos baños de lodo.

 Volvemos sobre nuestros pasos para acercarnos al extremo contrario. Durante todo nuestro trayecto podemos observar (excepto en San Javier) el perfil interior del Mar Menor.
Cuando volvamos a avanzar hacia el mar nos sale una desviación a la izquierda al paraje natural de Calblanque del que hablamos aquí, un verdadero paraíso natural.

 Siguiendo llegaremos al cabo de Palos y su espectacular faro. Allí (como en San Pedro, Lo Pagán o la propia Manga) podemos comer.

Desde Palos rápidamente accederemos a la Manga, un verdadero cordón litoral, acaso excesivamente edificado pero en el que tenemos la posibilidad de un baño doble, en el Mediterráneo o en el más salino y cálido del Mar Menor


























No hay comentarios:

Publicar un comentario