lunes, 12 de marzo de 2018

ARTE Y SOCIEDAD. EL NEOCLASICISMO




La llegada del neoclasicismo, vinculado a las monarquías del despotismo ilustrado primero y a las formas revolucionarias después, comenzó a producir cambios en las relaciones arte-sociedad que se desarrollarán en el siglo XIX.
Uno de los principales será la aparición de las Academias (ya anteriores, siendo su modelo la de San Lucas romana, pero ahora reformuladas) que serán controladas por el monarca como una forma de forjar el gusto.
Su origen hay que buscarlo en el barroco francés y la actitud centralista e intervencionista del rey Sol que quiso utilizar el arte (como la economía, la política o la religión) como un instrumento de poder fuertemente controlado desde palacio, dictando así el gusto artístico. No es de extrañar que su primer director fuera el propio ministro de finanzas (Colbert, 1648), pasando después a manos de Le Brun
Sobre esta estructura la ilustración fue introduciendo las modas grecorromanas y las Academias fueron poco a poco sustituyendo a los tradicionales talleres. (La de Bellas Artes de San Fernando en España fue creada por Fernando VII en 1753)
En ellas se formaban los artistas (apareciendo las galerías de vaciados clásicos, fundamentales para el estudio) y se organizaban los encargos públicos, especialmente aquellos de tema histórico que sirve como reflexión para el momento presente.

David. Juramento de los Horacios

También son las Academias las que becan a los artistas, especialmente a Italia (para ello se creó la Academia Francesa en Roma, en la Villa Medicis, en donde pasarían temporadas Canova, David o Ingres) que servirá para extender el gusto por la Antigüedad clásica.
Vinculado a la Academia, aparecerá el Salón (anual desde 1737), encargado de exponer públicamente los trabajos de sus miembros a un público cada vez mayor que necesitará de indicaciones (apareciendo la guía de mano).
Este cambio (que se desarrollará totalmente a partir del XIX) hará aparecer al público moderno (que va a ver arte, no el que rezaba en una iglesia) y el futuro crítico (Diderot será un adelantado en este sentido).
Se abren así las futuras (y fundamentales) transformaciones del siglo XIX


                   TODOS NUESTROS POST SOBRE ARTE Y SOCIEDAD


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)