martes, 13 de marzo de 2018

GOYA. LOS CAPRICHOS (2). Avanzando hacia el romanticismo

Si amanece nos vamos
.
Sin embargo, hay una serie de grabados que no terminarían de encajar dentro de esta interpretación por lo que el análisis crítico más actual (comenzado por el propio Bozal) comienza a hablar de un carácter prerromántico para entender una parte de la colección.

Esto es especialmente visible en sus escenas de Brujas que, aunque críticas, van más allá del puro carácter ilustrado y didáctico para complacerse en su desarrollo.
En ellas, el aragonés está creando un mundo autónomo, con sus propias reglas mentales, que ya no es totalmente negativo.
Ensayos
¿Cómo decirlo?
Es la presencia de un mundo nocturno, onírico, morbosamente recreado.
Ya Rosemblunt planteó las conexiones que existirían entre este Goya con los primeros representantes del prerromanticismo inglés como Fuseli, Blake o Flaxman.
Se repulen
.
Igual que en ellos, la pesadilla ya no es una simple anécdota, y amenaza con convertirse en realidad, la otra realidad que vive paralela a la de la razón.
Sólo hace falta recordar el Sucubo de Fuselli y compararlo con estas escenas de brujas para comprenderlo.

Buen viaje

Y es que, como cada vez comprendemos mejor, el pensamiento romántico no fue el adversario de la ilustración, sino uno de sus hijos, acaso no deseado pero cada vez más presente, como ya analizamos aquí.
Linda maestra

Posiblemente, al propio Goya la vida le iría cada vez más convenciendo de esto, como ya veíamos en su reflexión sobre la Guerra de Independencia, terminando por explotar en el periodo fernandino con sus pinturas negras.

Y es que hay un mundo oculto detrás de la luminosa existencia de la razón. Un lugar de pulsiones y emociones despojadas de raciocinio que se convierten en ansiedades imposibles de soportar. Son nuestra propias brujas, que la historia (de España, del propio Goya) se encarga de convertir en realidades.

Bajo estos presupuestos podríamos de nuevo examinar el famoso sueño de la razón que creíamos plenamente ilustrado y volver a leer las palabras con las que lo anotó Goya (en el Manuscrito del Prado, tan diferente al de la Bibliteca Nacional que utilizábamos en el post anterior)

La fantasía abandonada de la razón, produce monstruos imposibles: unida con ella, es madre de las artes y origen de sus maravillas

En sus palabras ya no existe una censura a ese mundo de la fantasía, sino una apuesta por él.
¿No nos estará diciendo, acaso, que es la propia razón la que produce monstruos, como apunta Calvo Serraller? 
¿No será que demasiada razón produce monstruos, como cada vez nos está ocurriendo más en nuestro mundo actual en donde la tecnología sin ética ni sentimientos nos está creando el terriblemente verdadero Mundo Feliz?




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)