lunes, 26 de noviembre de 2012

LAS TORRES ALBARRANAS DE SEVILLA: LA TORRE DE ORO Y DE LA PLATA



 Torre del Oro desde la calle Betis
.
Con la llegada de los almorávides se inició en Sevilla islámica (Isbiliya) una amplia campaña de edificaciones defensivas que culminaron la creación de un amplio recinto amurallado, posteriormente ampliado en tiempos almohades (que analizamos aquí)
Torre del Oro

Una pieza clave de todo el conjunto, y típica de las construcciones bereberes de almorávides y almohades fueron las torres albarranas, cuerpos defensivos exentos de la muralla y conectado a ellas por murallas secundarias o corachas, que servían tanto para vigilancia avanzada como para crear múltiples lugares de tiro, especialmente cuando el ejército llegaba a la murallas, pudiéndoles atacar por la espalda.
Torre de la plata y su coracha

De todas las que llegaron a existir aún podemos contemplar dos torres en buen estado.
La de la plata, poco conocida al encontrarse semioculta por las edificaciones, y la llamada del oro (por el brillo de sus azulejos superiores)
Torre de la plata
Ambas servían como protección a uno de los puntos estratégicos de la ciudad: el Arenal, puerto fluvial que servía para abastecer a la ciudad.


Existe una hipótesis que, al otro lado del río, existiera una torre gemela a la del oro que sirviera para extender una larga cadena para defender el paso por el río. Tal idea tiene sus defensores y detractores, sin que se haya llegado a un acuerdo.

Lo que sí sabes con certeza es que el último piso que corona la torre es muy posterior (barroco) mientras que el intermedio tuvo importantes restauraciones en tiempos de Pedro el Cruel.

Su estructura poligonal a la orilla del río, apenas decorada y maciza, se ha convertido con el pasar de los siglos en una parte fundamental del perfil urbano de la capital hispalense, especialmente desde la orilla de Triana, aunque la construcción de la Torre Pelli (como ya hablamos aquí) distorsiona desde su visión contraria.






Recientemente (2012) se ha encontrado en la calle Santander los cimientos de otra torre albarrana, ya bautizada como de Bronce.



3 comentarios:

  1. Excelente síntesis sobre las murallas sevillanas, los lienzos de corachas y las torres albarranas, en especial, esa Torre del Bronce tan poco conocida. Hoy las hemos visto en clase y mañana veremos tu post en clase. Un abrazo, Vicente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Paco
      Por cierto, entra en el último enlace. No sé4 si conoces la página, es magnífica

      Eliminar
  2. rafael.prietoromero@gmail.com21 de marzo de 2014, 6:07

    He leido una novela sobre la vida de Américo Vespucio en Sevilla. Se titula: María Cerezo. La esposa sevillana de Américo Vespucio. Está muy interesante y he conocido mejor la Sevilla del siglo XV y XVI.
    La he comprado en amazon.es.
    me he enterado que la están traduciendo al italiano. Hay una agencia en Sevilla, creo que es Ispavilia, que tiene una ruta sobre esta novela.
    os la recomiendo. Me guata mucho este blog.

    ResponderEliminar