domingo, 4 de agosto de 2013

MADRID RÍO


Quizás haya sido el último gran proyecto urbanístico de la ciudad de Madrid anterior a la crisis. Un bello proyecto que ha cambiado radicalmente el sur de la ciudad aunque a base de una deuda increíble.

Surge tras la gran remodelación de la M-30 que, en esta zona sur-oeste se entierra bajo el propio río Manzanares, dejando una amplia franja libre en torno a sus riberas.

BUSCA EL ITINERARIO MARCADO CON ABETOS VERDES


Ver RUTAS POR MADRID en un mapa más grande

Sobre este terreno se ha creado un largo pasillo verde (que conecta desde el Parque Tierno Galván hasta la propia Casa de Campo).

Algunas de las ideas-fuerza del proyecto las podríamos resumir de esta manera:


Existe una voluntad de unir centros de interés cultural a lo largo de todo el trayecto. La zona ha sido habitada desde el paleolítico, quedando numerosos restos de la historia en la ribera. Por sólo citar los más relevantes se encuentra Matadero (antiguo matadero municipal rehabilitado como centro cultural múltiple), Puente de Toledo (Ribera, siglo XVIII), Puente de Segovia (Herrera, XVI) o ermita de la Virgen del Puerto (Ribera, XVIII).


Junto a ello, el paseo ofrece una espectaculares vistas de la llamada Cornisa por la que ya paseamos en otro post (San Francisco, Almudena, Palacio Real, torre de Plaza de España, Faro de la Moncloa...).


A este patrimonio se han unido nuevos diseños, especialmente puentes, de estética futurista.
.



.

.



Por otra parte se ha intentado crear una zona especialmente lúdica que permita numerosas actividades, convirtiéndose en un eje deportivo y de ocio para la ciudadanía del entorno.
Una playa artificial a través de chorros de agua, numerosas (y a menudo de diseño fascinantes) zonas de juegos infantiles o de mayores, carril ciclable, zonas de piragua, tirolinas, quioscos, ...

La jardinería incorporada es plenamente moderna. Regida por diseños geométricos insiste constantemente en la unión de lo artificial y lo natural (como ya vimos en el Parque Juan Carlos I), creando bordes duros (en gran parte curvos) para la plantación (muy variada) en donde se mezclan las zonas de arboleda, las grandes praderas de olorosas, los rincones floridos, los setos recortados a la manera más clasicista...






Un fuerte interés por la diferenciación de las texturas.
Como un índice de lo histórico es habitual la aparición del granito semidebastado que recuerda la gran tradición constructiva de la zona. 

Especialmente interesante me ha resultado el gran río seco que recorre sinuosamente la parte central del parque. Un río zen en donde las piedras recrean el agua y se arremolinan y "avanzan" ,se estancan junto a los puentes, cambian de grosor y textura...





















No hay comentarios:

Publicar un comentario