domingo, 10 de febrero de 2013

PASEOS POR MADRID. LA CORNISA. DESDE LA PUERTA DE TOLEDO AL TEMPLO DE DEBOD



Os planteamos una ruta no excesivamente conocida en su conjunto pero que resulta uno de los paseos más espectaculares de todo Madrid. Gran parte de ella recorre la llamada cornisa que fue creando el Manzanares que discurre a sus pies.
Atardecer en el Palacio Real

En ella se asentaron los primeros madrileños en época andalusí y fue también el origen del Madrid cristiano, siendo de una espectacularidad paisajística y monumental verdaderamente notable que incluye ejemplos soberbios de arte egipcio, islámico, barroco o neoclásico, y aún más recuerdos históricos.


RUTA MARCADA CON HITOS NARANJAS

                               
Ver RUTAS POR MADRID en un mapa más grande 
.
Comencemos por la Puerta de Toledo, uno de os monumentos neoclásicos más importantes de España (Si se quiere saber más de él, la analizamos aquí)

Desde ella tomaremos la calle Bailén y muy cerca, escondida tras una pequeña calle, nos encontraremos con la iglesia de la Paloma.

La construcción es neomudéjar y en ella se guarda una de las tradiciones más añejas de la capital: la verbena de la Virgen de la Paloma, a mediados del mes de agosto, que ocupa todas las calles aledañas.
Precisamente uno de sus puntos de referencia es la basílica de San Francisco el Grande, obra tardo-barroca decorada por Bayeu y Goya.

Basílica de San Francisco con el parque de la dalieda en primer plano.

Tras traspasarla llegaremos al Viaducto que une a los dos madriles (en el que estamos siempre fue el pobre, ocupado por los pueblos perdedores: visigodos, luego musulmanes, más tarde judíos…)
Aunque la obra se planteaba desde el siglo XVIII, el actual viaducto es una excelente obra de hormigón de 1932 desde hace años protegida por cristales para evitar los suicidios desde ella.

El paseo por él, especialmente por la acera de la izquierda, nos dará unas espectaculares vistas de la Casa de Campo con la Sierra al fondo, una visión muy semejante a la que debió tener Velázquez para sus grandes retratos reales.
Por la acera de la izquierda podremos ver la calle Segovia y su entorno en donde se encontraba la judería.
Y tras el vacío de poder, los monumentos se nos acumulan.
Primero, a mano derecha, la calle Mayor, una de las más importantes de la villa medieval. En su esquina se encuentra el ministerio de defensa, antiguo palacio de los Lerma (validos de Felipe III), realizado por Gómez de Mora en el XVII.

Justo al lado contrario y bajando unos pocos metros, nos podemos encontrar el monumento más antiguo de Madrid, la Mayrit musulmana: sus restos de muralla en torno a los cuales se ha creado el parque Mohamed III.

Muralla musulmana con la Catedral de la Almudena al fondo

Justo enfrente suyo se levanta la Catedral de la Almudena, a mi gusto, uno de los monumentos más horribles de la capital y que sólo merece la pena visitarlas  para encontrarse con un magnífico crucificado de Juan de Mesa (en el altar), el arca de San Isidro con interesantes pinturas góticas o para darse cuenta de lo que no hay que hacer en arquitectura o pintura (“espectaculares” sus pinturas murales)

Otra cosa muy distinta es el Palacio Real, maravilloso desde cualquier punto de vista y al que ya le dedicaremos  un postindividual.
Creado en el XVIII tras el incendio del Alcázar es una arquitectura del barroco cortesano muy apegada al Palacio de Louvre.
Su visita es recomendable para ver sus patios, aunque el interior es un tanto rococó. Existen también exposiciones temporales que se pueden consultar en su página web.

Durante un buen rato, la visión del Palacio nos acompañará en nuestra ruta, entrando en la Plaza de Oriente (famosa en tiempos franquistas por sus adhesiones al régimen y ahora lugar turístico por excelencia). Con bellos jardines nos sorprenderán la multitud de esculturas. Son una parte de los reyes de Espña desde tiempos visigodos que en origen estaban pensados para adornar la balaustrada superior, aunque un sueño de la reina (Barbara de Braganza) hizo que nunca se pusieran en su lugar y ahora adornan partes de la ciudad.

En la plaza tampoco deberíamos perdernos la magnífica estatua ecuestre de Felipe IV de la que ya hablamos aquí y también contamos sus curiosas leyendas

Tampoco deberíamos olvidar la iglesia de la Encarnación, con una magnífica portada barroca y un museo excepcional

Seguiremos recorriendo la fachada del Palacio para encontrarnos con su fachada norte. Bajo ella se encuentran unos jardines históricos a la manera francesa verdaderamente bellos: los de Sabatini.

Justo enfrente se encuentra una arquitectura moderna de cierto mérito: la ampliación del Senado de Salvador Gayarre (1991)

Ahora nos acercamos a la Plaza de España que tiene los primeros rascacielos de Madrid y que dejaremos para otro paseo, pues ahora nos interesa coger la calle Ferranz para acercarnos al final de nuestro recorrido: el Parque del Oeste.

Lo primero que nos encontraremos de él será la Montaña del Príncipe Pío, lugar trágico en la Historia de España.
Para los buscadores de lugares históricos éste es un sitio perfecto, pues en él se desarrolló la escena de fusilamientos que luego inmortalizaría Goya (los famosos del tres de mayo). Siglo y medio después en él se encontraba el famoso Cuartel de la Montaña en donde se produjo un famoso hecho de armas nada más comenzada nuestra Guerra Civil, como aún recuerda una escultura al efecto

Por si fuera poco, su parte superior fue la elegida para instalar el Templo de Debod, un verdadero templo egipcio donado por la ayuda arqueológica española para salvar los templos amenazados por la presa de Assuam. (Su interior es visitable de martes a domingo y ya lo explicamos aquí)

Y ya aquí lo que deseemos. Si nos apetece seguir andando sigamos el parque hasta el teleférico que nos puede llevar a la Casa de Campo o quedémosnos aquí para ver caer el sol en uno de los atardeceres más espléndidos que ofrece la ciudad

7 comentarios:

  1. Yo también tenía antes esa opinión de la Catedral de la Almudena. Pero la cripta -neobizantina, creo- me gusta ahora mucho y en la propia Catedral hay un retablo del XVI (donde está la imagen de la Virgen de la Almudena), que es simplemente excepcional. Ya hasta la propia Catedral no me parece tan mal.

    ResponderEliminar
  2. De verdad que yo lo intento, Ángel, pero el conjunto me parece tal pastiche que las cosas que dices son verdaderamente abducidas. No me puedo concentrar en ellas

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y coincido contigo, la cripta sí merece una visita

      Eliminar
  4. Un paseo muy interesante y la verdad que coincido en tus gustos.
    lo de las pinturas del Kiko Arguelles es de juzgado de guardia.
    La Almudena es terrorifica, !que pena¡

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, se me olvidaban las "inolvidables" pinturas de Kiko Argüelles. Verdaderamente incasificables.

    ResponderEliminar
  6. Un gran paseo turístico, fotografías magnifica y descrito inmejorable.
    Enhorabuena, me ha gustado tanto como interesado. He aprendido bastante.

    Un abrazo.

    Mari Carmen.

    ResponderEliminar