martes, 1 de octubre de 2013

LA ERMITA DE SANTA CATALINA. GUADALAJARA


Cerca de Molina de Aragón existe una joya románica poco conocida, la ermita de Santa Catalina.
Aunque ahora rodeada de un espléndido bosque de sabinas centenarias, fue parroquia del lugar, despoblado desde el XVII (acaso por una plaga de termitas).

Su estructura nos recuerda a los modelos de la extremadura cristiana que tanto éxito tuvieron en la zona de Burgos (Santa Cecilia), Soria o Segovia (Duratón).
Al exterior, y adaptada a la pendiente, encontramos el habitual pórtico meridional del que ya hemos explicado origen y funciones en este artículo.


Al interior, su nave única ha perdido su techumbre original pero conserva un espléndido ábside ya apuntado.



Construida en el siglo XII se encuentra a mitad de camino entre el último románico y el primer gótico cisterciense (véanse sus capiteles vegetales o sus arcos apuntados)


Existen, sin embargo, ciertos resabios silenses en el bestario del arco triunfal o en los canecillos del ábside.

Capitel con arpías

Canecillo. Arpía


Canecillo mutilado, ¿acaso por su contenido sexual?

Y dicho esto, y sólo como hipótesis, bien pudiera ser esta ermita una construcción sobre otra anterior, más cercana al prerrománico.
 Su nave única, el banco corrido de las paredes o el curioso baptisterio de inmersión que reformas anteriores taparon recuerdan a formas anteriores al románico, con su propia liturgia, tal y como explicamos a propósito de San Miguel de Gormaz






















Solado del baptisterio por inmersión
.
.
TODOS NUESTROS POST SOBRE MOLINA DE ARAGÓN Y SU ENTORNO

2 comentarios:

  1. Impresionante, la tengo que visitar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No defrauda, ni tampoco la cercana Molina ni Tartanedo. De todas ellas iré poniendo post

      Eliminar