sábado, 18 de enero de 2014

MI PADRE EL GRECO. Una doble visión del pintor que puede interesar a muchos


Este libro escrito por Serrano Pintado es una pequeña rareza que rescato de mi biblioteca tras volverme a fascinarme tras su lectura.
En este año de fastos del pintor quizás fuera uno de los títulos más interesantes que puede leerse por su peculiar estructura
El autor, bajo el eterno artificio de encontrar un manuscrito de Jorge Theotocopuli en las entrañas de una antigua torre, crea una novela histórica en donde vamos conociendo el lado más íntimo del pintor y su peculiar familia (la escurridiza doña Jerónima de las Cueva, Doménico y su hijo, Jorge) y el ambiente toledano en el que vivieron (entre el siglo XVI y los primeros años del XVII).
La narración está plagada de pequeños detalles hogareños, de pleitos judiciales, de sentimientos y una cada vez más cargada melancolía que harán las delicias de los que quieran poner rostro y corazón al pintor y su entorno.

                                                     
Pero a esto, el autor va intercalando en la narración unos capítulos paralelos (perfectamente leibles por sí solos pero, también,prescindibles para los que sólo busquen narración) en donde, con un tono mucho más académico (aunque sin excesivas complejidades), nos explica historiográficamente la historia y obra del pintor, completando la explicación con numerosas citas (aunque un tanto clásicas).
Así, el lector interesado conocerá la pura realidad sin ningún tipo de fabulaciones que le hará comprender la narración anterior y le servirá para profundizar en aspectos técnicos, iconográficos e históricos de su obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario