lunes, 19 de enero de 2015

ANUNCIACIÓN. LORENZO DE MÓNACO. EL GÓTICO INTERNACIONAL



Fijaros en la exquisitez de las figuras de canon largo e incurvado; en sus rostros bellos, en la suavidad y control de sus gestos.
Observad los colores, todos tan suaves (colores pastel); en el ritmo ondulante de los paños y sus plegados.
Mirad como la perspectiva se alza claramente (ved las losetas del suelo) y la arquitectura es verdaderamente imposible, con esas columnillas tan esbeltas incapaces de sostener nada.
Daros cuenta de la importancia del pan del oro que cubre el fondo (y niega todo tipo de espacio real, proponiéndonos otro simbólico, el de la divinidad), de las tracerías góticas flamígeras que sirven de marco.

Si habéis sido capaces de ver todas estas características ya conocéis la estética del arte gótico internacional en una de sus figuras más relevantes, Lorenzo de Mónaco.





Este movimiento artístico tiene una curiosa historia.

La crisis del siglo XIV (peste, malas cosechas, enfrentamientos...) hizo que muchos artistas italianos (especialmente de la escuela de Siena) emigraran. Uno de los focos de atracción será Avignon, en donde el Papado se había trasladado por presiones francesas (y en medio de un cisma que llegó a tener tres Papas a la vez).
San Pedro. Simone Martini

En esta corte de Avignon se unió entonces el estilo suave y delicado del trecento sienes (Duccio, Simone Martini), con la idea de crear una corte lujosa y sofisticada en donde el arte, más que una forma de expresión religiosa fuera una manera de crear todo un ambiente de exquisitez, cortesano y elegante.
San Cristobalón. Escuela valenciana

Desde esta corte de Avignon el estilo se extiende rápidamente a otras cortes que quieren imitar este arte elitista y sofisticado, como París, el ducado de Borgoña o Inglaterra.
Se va creando así (en torno al XV, y por tanto contemporáneo a los primitivos flamencos o el Quattrocento italiano) un estilo creado para los grupos de poder que intenta reflejar su posición económica pero también social. Un arte hecho para la elegancia que lleva hasta sus últimas consecuencias las ideas sienesas que vimos aquí.


Tapiz de la dama del Unicornio. 1500

Con el tiempo, y por pura emulación, el gótico internacional se fue haciendo moda también en otros grupos sociales (que querían imitar las maneras de los poderosos) que buscaban crear un mundo casi de ensueño, alejado de la vida cotidiana y sin sinsabores. Algo mágico, flotante, delicado y sin entrada posible de las imperfecciones de la realidad que sirva para una devoción popular, envolviendo entre algodones al fiel y reconfortándolo así.


 

Anunciación. Lorenzo de Mónaco. Iglesia 

Su importancia fue tal que incluso el Quattrocento italiano bebió de él, y toda una corriente de autores lo unió a las ideas greco-romanas, creando un estilo híbrido que no renunciaba a la perspectiva pero estaba sumamente interesado por la exquisitez de las figuras, sus gestos suaves, colores pastel, la estilización y narratividad.
El iniciador de esta corriente italiana será Fra Angélico que podéis ver en esta imagen.

Anunciación. Fra Angélico. San Marcos. Florencia

Tras él llegarán otros como Lippi, Gozzoli, Botticelli, Ghirlandaio, Perugino... como ya vimos aquí

Perugino. San Sepolcro. Duomo

No hay comentarios:

Publicar un comentario