miércoles, 3 de enero de 2018

LA PIEDAD. EL TESTAMENTO PICTÓRICO DE TIZIANO


Igual que la Pieta de Rondanini lo fue de Miguel Ángel, esta Piedad es el testamento artístico de Tiziano.
En ambos casos quedaron las obras inacabadas, dejando al espectador el camino abierto para ver los secretos de la cocina de sus creadores.
El cuadro (rematado en algunos aspectos por Palma el joven), es toda una reflexión sobre la muerte de un hombre ya nonagenario y envuelto en la mayor Peste que había conocido Venecia y que había afectado a su propio hijo, Orazio.
La obra también puede entenderse como la obra última producida para él mismo (pues la tenía destinada para su propia tumba) en donde pretende su salvación (haciéndose acompañar de sus santos protectores, como podría ser José de Arimatea, San Jerónimo o el Santo Job, figura que sostiene el cuerpo muerto de Cristo, pero también (acaso) el propio ofrecimiento de su muerte para salvar a su citado hijo (¿acaso es ese el significado el pelícano borrosamente esbozado en el mosaico del la bóveda que se rasga el viente, como decían los bestiarios, para dar de comer a sus polluelos con su propia sangre o la actitud suplicante de la figura de la derecha en la que se ha querido ver el último y más desesperado autorretrato del pintor o la curiosa tablilla de la derecha en donde pintor y vástago oran ante una Virgen?).

Sea cual fuera la interpretación, o cierto es que la pintura es la perfecta representación del último estilo del maestro, en especial cuando se enfrentó a cuadros de temática religiosa.
Como ya vimos aquí, dos herramientas dominarán la técnica del momento: la luz y la mancha.

Frente a la primera encontraremos un claroscuro cada vez más poderoso y expresivo que cargará de emotividad la escena, envolviéndola en un mundo casi onírico de reverberaciones, sombras y reflejos que disolverán las formas hasta convertirlas casi en una sopa corpórea.

Íntimamente relacionada con esa extraña y significativa luz, la manera de su pintura se volverá cada vez más fluida, con una pincelada de soltura extrema (a veces incluso aplicada con los propios dedos) que potencia la técnica anterior, eliminando volúmenes y ambientes en sus torbellinos y aniquilando definitivamente una de sus maestrías, la belleza del color (sólo hace falta compararla con una obra de sus inicios, como Amor divino y humano).


Con todo ello consigue crear más una atmósfera que una escena, un vago pero ruidoso sentimiento de aniquilación de las formas sensibles semejante (aunque con técnicas muy distintas) al non finito miguelangelesco de su Pietá de Rondanini en donde la belleza ha cedido a la tragedía, a la profunda decepción (y casi podríamos decir, abandono) de este mundo para internarse en las penumbras de lo que aún no conocemos
Pietá de Rondanini. Miguel Ángel




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)