miércoles, 27 de febrero de 2013

LA IGLESIA DE SANT PAU. BARCELONA


Escondida al final del Rabal pervive esta obra románica como un verdadero milagro.
Sus orígenes se suelen fechar en el 911, fecha de la lauda sepulcral de Wifredo II (hijo de Wifredo el Velloso) que estableció en él un monasterio benedictino. 
Arrasado por Almanzor será reconstruido en 1096 y, probablemente, en el XII, añadiéndose en el XIII el actual claustro.

La iglesia (de un románico pleno) es pequeña, con volúmenes nítidos y escalonados en el exterior.
En el interior tiene más una aire prerrománico que puramente románico (especialmente por su reducido tamaño y por la sencillez constructiva, totalmente libre de añadidos que nos deja contemplar espléndidos arcos y un complejo programa de bóvedas: cimborrio con cúpula sobre trompas, naves con cañones en cruz...)



Al exterior recuerda su fachada a las de la Garrotxa, poco articulada y con arcaismos (como los amplios arquillos lombardos) que derivan de formas del Poitou (como la que ya analizamos aquí de Santo Domingo en Soria). Enmarcada en un triángulo y coronada por un óculo sin tracería, sobresalen algunas piezas escultóricas como el tímpano central o la Déxtera Dei superior



En cuanto al claustro, mucho más tardío aunque poco desarrollado, tiene influjos islámicos en algunos de sus arquillos polilobulados que se unen ya a elementos cistercienses (capiteles vegetales estilizados) y góticos (tracerías)

2 comentarios:

  1. Es muy interesante el blog que tienes y las fotografías estupendas.
    Un saludo

    ResponderEliminar