martes, 19 de febrero de 2013

LA IGLESIA DE SAN PABLO. ZARAGOZA


Durante los siglos XII y XIII se pobló este barrio de San Pablo, entre las antiguas murallas romanas y la Aljafería.
La iglesia, sobre otra anterior dedicada a San Blas, se edificó en dos fases. De la primera de ellas (XIII-XIV) conservamos la espectacular torre mudéjar octogonal (siguiendo los modelos aragoneses hechos en piedra, como ya vimos en Santa María del Pi o Santa Catalina y el Miquelet en Valencia, aunque con estructura interior almohade, al estar formada por dos torres concéntricas con escalera central, como ocurre en la Giralda

De paramentos lisos en sus pisos inferiores, su parte superior recurre a la tradicional labor de menado (en bandas), con motivos de sebka, ladrillos en esquinilla y arcos  apuntados, siendo su último piso y coronación bastante posterior.

El interior es plenamente gótico de naves de parecida altura (como es normal en la corona de Aragón como ya vimos en Gerona, Santa María del Mar, Santa María del Pi o la Catedral de Valencia) y amplias bóvedas y girola posterior (XV-XVI).

Resulta espectacular una de sus entradas, la norte o de Tramontana, coronada por un gran alero de madera tallada con motivos renacentistas, obra de Pedro Fuster.

No hay comentarios:

Publicar un comentario