miércoles, 17 de abril de 2013

LA ENTRADA DE TRIANA. EL CASTILLO DE SAN JORGE Y EL PUENTE DE BARCAS


Aquel que atraviese hoy en día el Puente de Triana hacia el Altozano tendrá esta perspectiva y acaso no sepa que se encuentra en un lugar lleno de historia, aventuras y terribles pasados.

Hasta casi el siglo XIX la zona era muy distinta, con un puente de barcas y un castillo, el de San Jorge, que dominaban el paisaje del gran puerto fluvial del Arenal y el mercado del Malbaratillo.
El puente de barcas fue, en origen, una construcción musulmana almohade del siglo XII. (Contemporánea a las murallas y la Torre del Oro)

La anchura del cauce y sus grandes cambios de caudal (tanto por las frecuentes riadas como por las mareas) hacía difícil la construcción de un puente de piedra, recurriéndose a un ingenio que debió ser frecuente en Al Andalus (Murcia islámica, acaso Zaragoza islámica).
Sobre una embarcaciones asidas al fondo y unidas entre sí por cadenas de hierro se colocaba una estructura de madera. A ambos lados había dos muelles enfrentados que tenía la suficiente flexibilidad gracias a pellejos de cabras hinchados.

La estructura tenía una estabilidad limitada, sobre todo con mareas o gran caudal (que se lo digan a la propia Santa Teresa), aunque los pasos de la O lo empezaron a cruzar en su estación de penitencia desde 1830.
El puente debió ser reparado en numerosas ocasiones (unas veces por riadas, otras por ataques, como el que encabezó Fernando III en la reconquista de la ciudad), siendo trasladado aguas abajo cuando se realizó el actual de Isabel II.



A su final, en l parte derecha de la actual plaza del Altozano, se encontraba el castillo de San Jorge.
Acaso sobre una edificación visigoda se reconvirtió en castillo almohade tras la creación del puente.
Tras la reconquista terminó por ser la sede de la Inquisición hispalense hasta que en su solar se realizó (ya en el siglo XIX) el mercado de Triana.
Desde hace unos años los sótanos se han excavado y musealizado como museo de la Inquisión, un interesante recorrido por una de las zonas más oscuras de nuestra historia

Para saber más


.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario