jueves, 23 de enero de 2014

EL GRECO BÁSICO

Pintor de origen cretense que tras educarse en Venecia (probablemente con Tiziano) y trabajar en Roma, viajó al Escorial en donde su pintura no tuvo éxito (su pintura era excesivamente manierista para lo que deseaba Felipe II para su monasterio, El martirio de San Mauricio y la legión tebana). Tras el fracaso se trasladó a Toledo, en donde se asentó definitivamente trabajando para mecenas locales y órdenes religiosas.
San Francisco de Asis

Su agitada y movida vida le hizo conocer numerosos estilos de pintura que fue asimilando hasta conseguir su estilo personal.
.
Influencia bizantina: característica de su lugar de origen (Creta) y que explicaría su carácter rígido, “icónico” (su primera actividad como pintor fue la de pintor de iconos), con algunas figuras hieráticas e isocefálicas. Algunas de sus iconografías son de origen oriental, como el Infierno imaginado con la boca abierta de un gran monstruo (Alegoría de Felipe II).

La Verónica y la Santa Faz

Influencia veneciana. Se formó en el taller de Tiziano del que tomó el uso libre del color (pincelada suelta) y la perspectiva aérea. También se observa ciertos recuerdos de Tintoretto, en especial en sus cielos tormentosos y su entendimiento de la pintura como expresión de sentimientos subjetivos.






.
Influencia manierista. Su estancia en Roma le hizo conocer el manierismo de Miguel Ángel y sus discípulos, recogiendo de ellos sus composiciones centrífugas y atectónicas generadas a base de diagonales; los colores irreales, fríos, ácidos, tornasolados y metalizados; luz expresiva; agobio espacial; perspectiva acelerada y alzada (tiende a la verticalidad, a menudo con espacios dislocados); figuras desproporcionadas; posturas inestables; forma serpentinata; gestos grandilocuentes y aristocráticos; penetración psicológica; fuerza y expresión de paños

También en su aspecto temático conocerá muchas de las nuevas ideas de la Contrarreforma que él utilizará en su iconografía.
San Juan Evangelista


Existe también una influencia hispánica en la pintura del Greco y que lo conecta con el misticismo, entonces muy extendido en España (Santa Teresa y, especialmente, San Juan de laCruz). De esta manera el Greco pretende transmitir al espectador la experiencia divina de una forma irracional. Utilizando el color veneciano, la luz y la desproporción manierista, nos intenta comunicar la sensación de Dios, como una especie de éxtasis, de fogonazo interior, que tanta influencia tendrá en el siglo XX (expresionistas, Picasso...).
.

.
Entre sus obras destacan los retablos de Santo Domingo el Antiguo en Toledo, , del Hospital de Illescas o del Colegio de Santa Catalina de Aragón (actualmente muchas de estas obras en el Prado, como esta Anunciación), el Expolio (primer gran obra en Toledo, ANALIZADA EN EL ENLACE), el famoso Entierro del Conde Orgaz (ANALIZADO EN EL ENLACE), los apostolados, la apertura del Séptimo Sello, numerosos cuadros de vidas de santos (San Francisco, San Martín, las lágrimas de San Pedro...). 

Dada su formación humanista se relacionará con eruditos del momento, realizando numerosos retratos de fuerte vinculación manierista (Paravicino) o de personajes anónimos (El Caballero de la mano en el pecho). También realizará paisajes (Vista de Toledo, Plano de Toledo) o temas mitológicos (Laocoonte).
.
La Sagrada Familia
.
.


BIBLIOGRAFÍA


No hay comentarios:

Publicar un comentario