miércoles, 8 de octubre de 2014

LAS DAMAS OFERENTES IBÉRICAS


Junto a las dos grandes damas (Elche y Baza) de claro significado funerario, existe dentro de la producción escultórica ibérica una gran cantidad de damas oferentes.
Ya sedentes o en pie, se caracterizan por portar un vaso o recipiente entre sus manos, lo que ha hecho pensar a los arqueólogos en sacerdotisas, aunque otros autores piensan en simples exvotos a los dioses (de ser esta última hipótesis serían semejantes a las kores del arcaismo griego).


Su atuendo, ricamente engalanado con joyas y vestiduras se asemeja a las otras damas, y dependerá del taller sus diferencias.
Y es que precisamente en estas damas oferentes (mucho más numerosas que las funerarias) en donde podemos constatar cómo el mundo íbero es mucho más múltiple de lo que solemos pensar, una amalgama de tradiciones muy distintas (desde el mundo tartésico y fenicio en el sur, el púnico y el griego en la costa mediterránea, otras endógenas y locales, a veces influidas por la cultura celta en las zonas centrales...)

Esta multiplicidad se puede comprobar en los rasgos estilístico que, aún manteniendo las características típicas del arcaísmo (frontalidad, simetría, hieratismo, tendencia a la geometrización, estatismo...), se diferencian claramente, tal y como podéis ver en las distintas fotos que ilustran este artículo.

Tradicionalmente, siempre se ha destacado (por su tamaño y gusto por los detalles) la gran Dama Oferente (aquí tienes su análisis y comentario), de enormes ojos almendrados y joyas claramente emparentadas con el tesoro de Jávea



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada