jueves, 18 de diciembre de 2014

ROMÁNICO Vs GÓTICO. Sobre la luz y el espacio o símbolo vs realidad


Pinturas de San Pere del Burgal

Una de las grandes características del Románico es su manera de ver y representar el mundo.
Para el pintor o escultor románico el mundo es una simple apariencia (en el fondo hay una fuerte carga de platonismo), una sombra de lo verdaderamente importante, la Divinidad.
Por ello, al pintor románico no le interesará ni la belleza, ni la expresión ni muchos menos el retrato de las cosas o personas.
Él habla en símbolos, en imágenes simples que sean rápidamente entendidas por el espectador, pues su arte busca fundamentalmente dar un mensaje de la forma más fácil (tiene un afán didáctico).
Por ello, la influencia de la luz (la que crea claroscuro y, de esta manera, figuras volumétricas) no tiene ningún interés para él. Las figuras serán planas, en ocasiones muy esquemáticas.

Martirio de San Esteban. San Joan de Boí

De la misma manera, el fondo no existe, es plano. No le interesa la Naturaleza (fuente de todo mal) y si la necesita hace un simple árbol (como en las figuras de Adán y Eva) pero no se fascinará en detalles ni perspectivas.

San Clemente de Tahull

Debido a esta falta de espacio surgirán los famosos pies danzantes (o en V), que realmente no se poyan en nada.


Como mucho utilizará (desde fuentes bizantinas) perspectivas abatidas que le sirven para representar algún objeto desde un punto de vista elevado para hacerlo así más comprensible.
Fijaros en la mesa de la izquierda y sus objetos en perspectiva abatida

Frente a ello, el mundo gótico cambia radicalmente.
Cada vez más influido por el aristotelismo de las universidades medievales o el mensaje franciscanos (aquí lo analizamos con mayor profundidad) se va interesando progresivamente por el uso del claroscuro (tan utilizado en el mundo clásico, aunque por entonces apenas conocido) para crear figuras cada vez más realistas, llegando a su límite con los primitivos flamencos.

Comparad estas figuras de la Capilla Bardi del Giotto (siglo XIV) con las imágenes románicas y su uso del claroscuro para generar figuras volumétricas.

Campin. Siglo XV

También el mundo comienza a tener importancia por sí mismo y se intentará ir progresando en la perspectiva (el espacio en profundidad), que los romanos hacía siglos que habían dominado, pero sus reglas se habían perdido (recuerda que la gran pintura romana se redescubre en Pompeya a mediados del XVIII)





















-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada