martes, 23 de diciembre de 2014

LA MAESTÁ. DUCCIO


En la Italia trecentista se desarrollaron dos grandes corrientes que, a la postre, condicionarían la evolución del Quattrocento.
Una de ella ya la hemos analizado en Cimabue y Giotto.
La otra, la sienesa, será iniciada por Duccio y completada con Simone Martini para luego servir de base al gótico internacional y a toda la tendencia más conservadora del Quattrocento (Fra Angelico, Lippi, Ghirlandaio e incluso Botticelli)
El tema, tan habitual en Italia y herencia de las vírgenes bizantinas hodigitrias, nos representa a la Virgen entronizada señalando a su Hijo como único camino de salvación, siendo rodeadas estas figuras por una multitud de ángeles. Del mismo origen bizantino es el fondo de pan dorado extraído de los iconos

Típicos de esta escuela son su escasa preocupación por lo perspectivo y volumétrico (frente al interés que por ello demostraría Cimabue), así como la poca atención concedida a la expresión del sentimiento dramático.
Para Duccio era mucho más importante las relaciones cromáticas (fijaros en la exquisitez de las alas de los ángeles) y la expresión de la dulzura en gestos y posiciones, fuertemente influida por la forma de religiosidad franciscana.

Duccio. Cristo y la Samaritana

Su influencia será fundamental para el arte de Simone Martini, continuador de la escuela sienesa y creador del gótico internacional


San Pedro. Simone Martini

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)