sábado, 15 de septiembre de 2012

LA CIUDAD ESTÁ HECHA A CACHITOS (2). Un nuevo cuento pedagógico de los animales imaginarios


Hola otra vez, amigos, somos nosotros, el Koala y el Otro Koala. Ya no estamos en Estambul, pues nos volvimos, y después de unos días en Madrid, ahora estamos en la playa, en la mismísima Mojácar, el lugar con las mejores bubillas (buganvillas) del mundo

Ya os hablamos de ellas en nuestro famosísimo Diario de los animales imaginarios. No veáis que riquísimas que están.

Pero no os estamos escribiendo esto para hablaros de las bubillas, sino de una cosa que Vicentito dice que es mucho más importante. Resulta que no os terminamos de contar lo de las ciudades que están hechas a cachitos, pues os dijimos lo de la Historia, esa señora que va poniendo y quitando pueblos, pero no nos dio tiempo (ni muchas ganas) de contaros otra cosa que es muy asombrosa.

Y es que resulta que, además de los edificios, las ciudades tienen gente. 
Claro, diréis vosotros, y coches también. ¡Vaya descubrimiento!
Pero es que lo importante es que la gente va y cambia en las ciudades según las horas y los lugares.
Eso tampoco os sorprenderá, ¿verdad? Pues no imagináis lo importante que es. Por lo menos así nos lo ha contado Vicentito, que de eso sabe mucho, pues es ornitorrinco.


Vosotros fijaros simplemente en nuestro famosísimo parque.
En verano o cuando es de día está lleno de gente, con muchos niños a los que morderles las orejas. Pero luego, de noche o cuando llueve o hace frío se queda solito y da bastante chusto. Es un lugar de temor, como dice Vicentito, y a nadie le gusta pasar por él
.



¿Habéis visto que cosas más raras ocurren en el mundo?

Y no acaba la cosa aquí, qué va. Cada calle es distinta y unas son de mucho lujo y tiendas, como las que les gusta a la Jirafita.
- Sí, la calle Serrano o Fuencarral, ¡qué de vestiditos tienen!
Y luego hay sitios que solo tienen muchas fábricas de hacer cosas, como las que se ven desde casa de los abuelos, que por la mañana esta superllena y luego por la noche, también da chusto de lo vacía que está.


O sea, que la ciudad está hecha en muchos cachitos que a veces
cambian según la época. 

Contádselo sino al Camello, lo que se agobió unas Navidades cuando le llevaron los papis a la Puerta del Sol y casi se muere de la cantidad de gente que había.
Hay que ver como son las personas. Unas veces van todos al mismo sitio y otras veces se queda vacío.
Y es que Vicentito nos ha contado que las ciudades no se están quietas, aunque eso no vemos demasiado claro, pues nosotros siempre vemos la casita en el mismo sitio. Nos ha dicho eso y que hay lugares que a la gente le gustan mucho, aunque no se sabe muy bien por qué. El Otro Koala siempre nos dice que cuando gana el Barca se van a la fuente de Canaletas en las Ramblas.
- ¿Dan chuches?
- No
- Y entonces, ¿por qué vais todos allí con lo apretados que estaréis?
- Por que sí.
¿Lo veis, amigos? Unas calles son de lujo, otras se llenan en algún momento y otras dan chusto. Una cosa muy curiosa, ¿verdad?
Y es que esto de las ciudades es muy complicado. El Elefantito nos ha dicho que muchas veces es por la movilidad, que resulta que no es nada de comer, sino eso de los autobuses y el metro. Si hay muchos, los sitios se llenan más.
Pasa como con las playas y los pulpos. En algunas playas pasan los atunes, que son autobuses de pulpos (el primo del Pulpo nos lo contó el otro día), y por eso se llenan y las chardinas están carísimas.

Luego, en otras, como no pasan los atunes, pues casi no hay pulpos y los peces y las gambas son muy baratos.
   -  Aro inflación (suben los precios) – nos dice el Pulpo – As (más) ulpos as uritos (más euritos)
Y por eso, en las ciudades, si hay muchos autobuses, los bares son más caros, ¡FIJAROS QUÉ COSAS!
Bueno, y esto es lo que os teníamos que contar, y como ya lo hemos hecho os vamos a dejar, pues hay unas buvillas por ahí que está diciendo ¡cómeme!, y nosotros no podemos resistirnos.


Nos ha dicho Vicentito que como a vosotros no os gusta las buvillas (¡no os sabéis lo que os perdéis!) podíais hacer una cosa muy divertida. ¿Por qué no hacéis una lista de los sitios de vuestra ciudad?
De los que dan chusto

De donde están las tiendas

De donde va la gente en algún momento o casi siempre

De las zonas donde hay fábricas

Ya veréis como vuestra ciudad o vuestro barrio también está hecho a cachitos. 
¡Ah!, y decidle a vuestros papis (o profes) que esto ya lo explicó Vicentito aquí Psicología de la ciudad: la imagen de la ciudad, los lugares simbólicos, las sendas y los bordes, las zonas de temor. 

Este magnífico cuento lo escribimos en Vera, muy cerca de Mojácar, en agosto 2012


Si quieres conocer más historias de los Animales imaginarios en este blog entra aquí.
Si quieres ver su famosísimo Diariolo publicaron aquí



No hay comentarios:

Publicar un comentario