lunes, 3 de junio de 2013

LOS ORANTES MESOPOTÁMICOS


Encontrados a centenares en las excavaciones de los templos sumerios y acadios, estas pequeñas estatuillas son repiten incansablemente en sus rasgos y características.
Habitualmente en pie, con los brazos cruzados y enromes ojos en su cabeza geométrica han sido objeto de numerosas interpretaciones.
Aunque en un principio se creyeron imágenes divinas, la opinión habitual hoy en día es que se trata de orantes: dobles en piedra de los habitantes de Mesopotamia que rezan las 24 horas del día ante la divinidad (en Mesopotamia se entendía la religión como algo verdaderamente terrible, con dioses justicieros y terribles antes los que había que humillarse implorando el perdón de simplemente existir). Son, por tanto, unas esculturas con una clara finalidad práctica que se colocaban frente a la divinidad.

Sus características son las típicas de la escultura arcaica: hieratismo, simetría, bloque cerrado, frontalidad, falta de realismo del retratado (que se suple con la inscripción del nombre en su peana), esquematismo de sus típicas vestiduras de vellones de lana, ... en la parte inferior el cuerpo que se mantendrá en Egipto o la Grecia arcaica (de hecho serán los precedentes, aunque cambiada su ideología, tanto de los ousebti egipcios como de los kurós griegos o lo exvotos íberos).


.
Una evolución de estos orantes (conservando su finalidad pero añadiéndola una nueva función propagandística del poder) las encontraremos en los famosos Gudeas que ya analizamos aquí.


1 comentario:

  1. impresionante, con una fuerza atroz.
    Por cierto el post de las villas sicilianas, una pasada.
    Saludos-

    ResponderEliminar