miércoles, 19 de junio de 2013

LA PLAZA MAYOR DE SIGÜENZA


Ante tantas riquezas artísticas, esta plaza suele quedar relegada en la atención del turista. Sin embargo, se trata de uno de los elementos arquitectónicos más singulares de la ciudad.
Su creación, mecenada por el cardenal Mendoza, cambia por completo la vida urbana.
Como ya hemos visto en post anteriores, fueron primero las iglesias (Santiago o San Vicente), la catedral y, en el reinado de los reyes Católicos, la Plaza de la Cárcel, los principales lugares de encuentro urbanos (para el gobierno, el mercado semanal, el mentidero...)
Sin embargo, con esta actuación, la catedral vuelve a tomar el protagonismo. Primero al vincularse definitivamente a la ciudad (de la que estaba separada por la muralla que será derribada para su construcción); posteriormente al crear un espacio de contemplación de la catedral.
Con su creación el mercado y el ayuntamiento se trasladan a ella, motivo que provocaría largos pleitos (en el fondo el enfrentamiento entre el civil  concejo urbano preponderante durante gran parte de la Edad Media  y el eclesiástico cabildo catedralicio, cada vez más potente, en el que terminará triunfando el segundo, dando su carácter definitivo a la ciudad)

Para su construcción se siguieron los principios renacentistas, tanto en su urbanismo (el citado espacio abierto y regularizado como gran lonja de la catedral) como en sus elementos (columnas clásicas y arcos de medio punto)
Sólo se construyó una logia en dos de sus lados (necesaria para el mercado), dejando las edificaciones tradicionales en el tercero y siendo el cuarto la propia catedral.

Se crea así un espacio híbrido aunque mucho más regularizado e italiano a otros coetáneos (piénsese en la plaza Mayor de Almagro que ya vimos aquí)

         TODOS NUESTROS POST SOBRE SIGÜENZA Y SUS ALREDEDORES

No hay comentarios:

Publicar un comentario