martes, 3 de septiembre de 2013

LAS ATARAZANAS DE VALENCIA (DRASSANES)


Como ya hablamos en relación con la Lonja de la Seda, el gran crecimiento comercial de la ciudad en torno a los siglos XIV y XV la hizo proveerse de nuevos edificios civiles relacionados con las actividades comerciales.
Estas atarazanas se encuentran bastante lejanas del casco histórico, muy cercanas al Grao (Puerto). La razón fue la progresiva pérdida de caudal del río Turia. En tiempos romanos, y posiblemente medievales, su caudal era suficiente para pequeñas embarcaciones, creándose un puerto fluvial posiblemente en las cercanías de las Torres de Serranos- Puente de la Trinidad.
Ya en tiempos de Jaime I y la reconquista cristiana comienzan a aparecer numerosos vados en la parte final del río, lo que nos habla de la colmatación de su cauce por las avenidas de gota fría que se unirían a una progresiva pérdida de caudal regular.
Esto hizo que el puerto fuera definitivamente trasladado al mar (en lo que es el actual puerto)

El edificio sigue las pautas de esta arquitectura civil dedicada a la construcción y reparación de barcos. La necesidad de grandes espacios interiores se consigue por medio de arcos de gran luz sobre pilares de ladrillo

La techumbre, evitando ser pesada para no complicar los apoyos se realiza por medio de arcos diafragmas en los que se apoyan tejados a dos agua consecutivos que cubren cada una de las naves. (Muy posiblemente esta técnica proviene de las iglesias mendicantes y se repite en todo el gótico mediterráneo: Convento del Carmen en Valencia, Santa Ágata en BarcelonaSanta Croce en Florencia)

Posiblemente iniciadas en el XIV, tuvieron reformas en el XV (el porche de entrada) realizado por Pere Compte y Miquel Joan Porcar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario