jueves, 4 de diciembre de 2014

SAN CEBRIÁN DE MAZOTE. VALLADOLID


Es el mayor templo mozárabe que conservamos, datado en la primera mitad del X (al menos según el documento que habla de una estancia de monjes cordobeses en él en 952).

Su plano responde a modelos como el de Santiago de Peñalba, longitudinal y con doble ábside, que bien podría ser funerario el occidental (con precedentes en las basílicas paleocristianas norteafricanas, como Orleansville, e hispanas, San Pedro de Alcántara)

Su planta genera una cruz latina de curiosos brazos rematados en exedras (como algunos edificios bizantinos), el tradicional ábside de herradura que al exterior se vuelve cuadrangular y dos habitaciones anejas (el próthesis y diaconicom de origen paleocristiano).

En alzado, se producen verdaderos pozos ascensionales que rompen por completo la continuidad espacial que nos parecía encontrar en la planta y que tan habituales son en el arte mozárabe.


Son especialmente interesantes sus cubiertas en donde se combina la techumbre de madera en las naves, las bóvedas gallonadas (íntimamente relacionadas con el mirab de la Mezquita de Córdoba en sus capillas) o el cimborrio del crucero, de paños también gallonados


Igual que Lebeña o Escalada, sus capiteles son verdaderamente magníficos (acaso los mejores de toda la serie).






De la misma manera encontramos los habituales arcos de herradura


En la iglesia conservamos uno de los escasos restos figurativos del periodo, dos figuras sin identificar de clara raigambre visigoda, tan esquemáticas y con una característica técnica a bisel que hacen sobresalir rasgos del dibujo más que superficies








































No hay comentarios:

Publicar un comentario