martes, 24 de febrero de 2015

VAN DYCK. LA ELEGANCIA INGLESA




Si algo caracteriza al barroco inglés será el peculiar sentido del retrato basado en la elegancia , lo será la elegancia.
El modelo será creado (bajo el amplísimo mecenazgo de Carlos I) por Van Dyck.
El pintor, de origen flamenco, conoció a fondo Italia (y especialmente la pintura veneciana que será el origen de todos los grandes retratistas) y perteneció al taller de Rubens, trasladándose a Inglaterra para desarrollar en las islas gran parte de su carrera artística.
En ella también realizará cuadros religiosos, pero será el retrato el que le dará éxito y fama.

En su composición la figura ocupa un lugar principal, pero siempre asociada al paisaje como una herencia de Tiziano.
Esta figura ha de reflejar la elegancia como una forma de distinción social (en realidad, representa un papel en el gran teatro del mundo que será el Barroco) que se conseguirá por medio de la postura (la gran importancia del gesto en este arte que puede pasar del exceso de Rubens a la contención medida de gesto estudiado que juega entre la pose y la naturalidad inglesa), la exquisita vestimenta y la mirada, a menudo lánguida, tan lejana de las gélidas miradas hispanas como de las sinceras de Rembrandt.




Rembrandt. Autorretrato


Todos estos componentes se engloban bajo un estilo blando en donde la pincelada veneciana se suaviza por medio de armonías frías (herencias de Veronés pero también presentes en Velázquez, esos maravillosos grises plata) y una extrema suavidad a la hora de ejecutarlas, muy líquidas, que difuminan la escena, envolviéndola en una especie de niebla (también entonces entendidas en Inglaterra como una forma de elegancia frente a la dureza de luz meridional) que une paisaje y figura.

Tanto esta estética del gesto elegante (incluso un tanto artificioso en su exquisitez) como la difuminación de cortos y armonías de colores suaves (en muchas ocasiones llegando al pastel) será básicos para algunos pintores de finales del XVII (como Murillo, Carreño de Miranda, Claudio Coello en España) y del XVIII (ya cercanos al rococó, como el caso paradigmático de Gainsborough o Watteau)
Van Dyck. María Ruthven. Esposa del pintor


No hay comentarios:

Publicar un comentario