lunes, 6 de febrero de 2012

LA JANELA DE TOMAR O LA APOTEOSIS DEL MANUELINO


























Creada por Diego de Arruda en torno a 15010-13, esta ventana (janela) pasa por ser la obra cumbre del estilo manuelino.
Este estilo (del que ya nos ocupamos aquí) es la respuesta tardomedieval del Imperio Portugués que une la hiperdecoración flamígera (con una gran atención al naturalismo y las imágenes menudas) con todo un programa iconográfico que tiende a ensalzar las empresas marítimas de la monarquía que consiguieron (desde Enrique el Navegante) crear su gran imperio colonial.
Por ello, y además de los típicos aspectos técnicos del último gótico (horror vacuii, gusto por la curva, detallismo...) una atenta observación de sus motivos nos darán una visión de la misma.
Y dado que son descubrimiento marítimos, numerosas son sus referencias, como las sogas que amarran los barcos (en el centro)


























Fantasiosos pulpos que nos enseñan sus tentáculos y sus blandos cuerpos


























Conchas de moluscos (en las columnas), algas serpenteantes o sogas con flotadores.


Y junto al mar, la religión, fundamental en estas nuevas monarquías autoritarias (como ya vimos en San Gregorio de Valladolid o la fachada de la Universidad de Salamanca, ambas contemporáneas en España)
En concreto vemos a Jessé enredados en las raíces de un árbol (el habitual árbol de Jessé o la genealogía de Cristo)


























Y por supuesto, coronándolo todo tres grandes emblemas que resumen el contenido. La Cruz de los Caballeros de Cristo (herederos de los templarios e íntimamente unidos a la monarquía y a sus empresas marítimas), el escudo de la monarquía y la esfera armilar (derecha) como símbolo del control sobre el mundo


Os muestro por último la ventana que corona todo el conjunto, junto a su crestería
















No hay comentarios:

Publicar un comentario